La noche, el alba, el día

Tres relatos breves parcialmente autobiográficos de su autor. Judío rumano, Eliezer Wiesel y su familia llegaron a Birkenau-Auschwitz con los últimos compases de la Segunda Guerra Mundial. Sólo él sobrevivió. El autor utiliza su infancia y la estancia en los campos como argumento de "La noche" (1958). "El alba" (1960) se refiere a los terroristas judíos que lucharon contra los ingleses que ocupaban Palestina antes de la creación del Estado judío, en 1948. "El día" (1961) está centrado en el sufrimiento y sentido de culpabilidad que aquejó a los supervivientes del Holocausto y obviamente al mismo autor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1987
253
84-226-2223-8

De Muchnik Editores.

Valoración CDL
0
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de enc

Tres relatos con un trasfondo ético: el Holocausto y la influencia que tuvo en los judíos que sobrevivieron a él. Los hechos se mezclan con reflexiones del autor y tradiciones de  la cultura hasídica. El hasidismo es una forma cultural y religiosa de los judíos de Europa oriental. En él se mezclan los preceptos religiosos y el Talmud con leyendas e incluso supersticiones. Lo mejor de estos relatos es su vertiente "hasídica", imaginativa; los hechos que nos relata el autor, por desgracia, ya nos eran conocidos.

"La noche" es la historia de Eliezer, un joven judío rumano, amante de su fe y su familia que lo tiene destinado al rabinato. En 1944 despertará en Auschwitz. Eliezer pasa bruscamente del bien absoluto, que es el amor gratuíto de su familia y su religión, al mal absoluto -también gratuíto- que es el daño sufrido sin motivo, razón ni justicia. Allí el joven le perderá el respeto a Dios. Allí son quebrantados todos los preceptos de la Ley a cambio de un trozo de pan.

En "El alba" el joven que había sido víctima se convierte ahora en ejecutor. Participa en acciones terroristas contra los ingleses que ocupan Palestina. En su imaginación se reunirán los difuntos de su familia para lamentar la transformación de la víctima en verdugo.

El tercer relato, "El día", tiene menos fuerza. El protagonista hace un repaso de las mujeres que ha conocido en su vida. Constata que para él es imposible amar. "¿Cómo se puede amar si a uno no le interesa la vida, si uno no cree en ella y en el amor?" (pag.217). El pasado se hará presente una y otra vez en forma de sufrimiento: "Pretendes amarme y continúas sufriendo. Dices amarme y vives todavía en el pasado. Declaras tu amor por mí y te niegas a olvidar (...) ¿Crees que tu silencio es capaz de cubrir el infierno que llevas dentro de ti?" (pag.237). El superviviente al holocausto se niega a si mismo la felicidad. No cree tener derecho a ella cuando a otros les ha sido arrebatada junto con la vida. Él sólo vive en sus recuerdos.