La oscura historia de la prima Montse

Paco Bodegas está emparentado con una rica familia de Barcelona, de apellido Claramunt. Desde joven se ha sentido atraído por su prima Nuria Claramunt. Paco vuelve a Barcelona y se encuentra a su prima casada y con una hija, pero dispuesta a abandonar a su marido y seguirle a París. Mientras tanto ambos recuerdan el drama de Montse, hermana de Nuria.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1970
256
978-84-8130-254-6
Valoración CDL
1
Valoración Socios
1
Average: 1 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

1
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

El matrimonio Claramunt tiene dos hijas Montse y Nuria. La madre, doña Isabel, ha introducido a sus hijas en las actividades parroquiales. Montse pertenece a las visitadoras que atienden a pobres, enfermos y presos.

En la Cárcel Modelo Montse ha tomado bajo su protección a un joven recluso, Manolo Reyes, murciano y ladrón. Ello escandaliza a su familia y al ambiente parroquial. Si no desconfían de Montse, al menos no ven prudente tanto interés por un recluso que pronto estará en libertad. El objetivo de Reyes es el de que el padre de Montse lo coloque en su empresa. Por su parte Nuria ha intimado con su primo, Paco Bodegas, hijo natural de la tía Conchita, que es simplemente tolerado por la familia. Hay un último personaje, Salvador Vilella, catequista, sociólogo y empleado ejemplar de don Luís Claramunt, al que éste ve con buenos ojos como futuro yerno.

Nos encontramos ante una novela más sobre la repetidísima ex-burguesía catalana. Marsé perteneció al Partido Comunista, por lo que una novela crítica con la aristocracia económica y lo que el autor llama ricocatólicos encaja bien en los objetivos que se suponen a un partido de izquierdas. Publicada en 1970, leemos que la obra tuvo una cierta aceptación y que en ella se contienen todos los elementos que iban a conformar el universo narrativo de Juan Marsé.

Como novela no pasa de ser una obra de formación, un intento desigual. Si bien la primera parte tiene un cierto estilo literario, a partir de la mitad se va despeñando en el descuido, el drama fácil insuficientemente dibujado así como el sarcasmo sobre el mundo religioso. El autor dedica cincuenta páginas -la quinta parte del relato- a parodiar unos Cursillos de cristiandad. La tesis de la novela es la de que a Montse la llevaron a la ruina sus deseos de hacer algo por los demás y la incomprensión por parte de su entorno.

Estilísticamente la novela pertenece a la llamada Escuela de Barcelona -desde Josep Plá a Eduardo Mendoza-, que combina humor, realismo, extravagancia y un cierto preciosismo descriptivo: No hay sustantivo sin su adjetivo y cada uno de estos se acompaña de uno o dos sinónimos. Como ya se ha señalado, la perfección estilística en La oscura historia... no alcanza hasta el final del relato. Aparentemente éste se ha terminado con prisa. Desde mi punto de vista no vale la pena su lectura. Juan Ignacio Encabo Balbín.