La princesa Shiro

Cuento de hadas ambientado en Japón. La protagonista es Kumiko, una niña de seis años, hija única, que está triste porque no puede salir de casa debido a una intensa nevada: está sola y echa de menos a sus compañeros de colegio. De repente, se le aparece un hada, la Princesa de las Nieves, que no puede derretir la nieve que está cubriendo el pueblo a causa de que ha perdido parte de sus dones. La niña, con gran valentía, decide prestarle su ayuda. La obra, escrita con estilo poético, narra una bonita historia de ayuda y amistad.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
64
84-675-5546-2

Ilustraciones de Daniel Montero.

Encuadernación: Rústica

Colección: El Barco de Vapor. Serie Blanca

Idioma: Español

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Cuento lleno de magia y de fantasía, ambientado en Japón y protagonizado por la pequeña Kumiko y por Shiro, la princesa de la nieve, hija del hada de las montañas. La preciosa historia de la princesa y de sus hermanas supone un hermoso relato dentro del relato, con el que finalmente el hada consigue la ayuda incondicional de la niña para recuperar sus preciados dones: dar agua clara a las fuentes, regalar historias a los ancianos, conceder la primera sonrisa a los recién nacidos.

La obra está inspirada en un famoso cuadro de Joan Miró titulado “La danse des coquelicots” (La danza de las amapolas), pintado en 1973 cuando el artista se proponía la máxima simplificación del espacio pictórico para representar la realidad del paisaje, mediante signos caligráficos derivados de su interés por el arte oriental. El cuadro se puede contemplar actualmente en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía de Madrid, y en el libro hay una fiel reproducción del mismo en las páginas 42 y 43, en el momento culminante de la acción.

Tanto por su temática  como por el texto de Blanca Álvarez, la obra está dirigida a primeros lectores, aunque los mayores también pueden disfrutar con su lectura. Las ilustraciones de Daniel Montero Galán, llenas de color y de magia, ocupan gran parte de la obra y facilitan su comprensión a los niños, que al final podrán ver cumplidos los deseos más fervientes de las dos protagonistas.