La puerta de los infiernos

En un tiroteo callejero de bandas rivales es, por mala suerte, alcanzado Pippo, niño de seis años, único hijo de un taxista napolitano llamado Matteo y su mujer Giulietta, que trabaja como limpiadora en un hotel. Tras la muerte del niño, la familia queda destrozada y mientras Giulietta se desespera y pide a su marido de un modo irracional y perentorio que le devuelva a su hijo o que al menos vengue su muerte, Matteo sólo se ve capaz de recorrer sin rumbo la ciudad con su taxi vacío. Hasta que en uno de esos viajes se encuentra en un pequeño café al estrafalario grupo humano que constituyen un viejo profesor, otro anciano y rarísimo párroco de aquella zona, una no menos extraña mujer y el propio dueño del bar, Garibaldo. En una de sus tertulias, salen a relucir misteriosos indicios para asegurar la existencia en el subsuelo de Nápoles de una puerta de entrada en el mundo de los muertos y esa creencia desata la energía de la esperanza de Matteo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2009
247
978-84-9838-245-7

Título original: La porte des enfers. Traducción del francés de Teresa Clavel Lledó.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

La puerta de los infiernos es una alegoría en la que se conjuga el mito de la relación entre los vivos y los muertos con una acción de thriller y una buena dosis de costumbrismo napolitano, que no olvida tampoco el misterio que existe en torno a su legendario subsuelo. Sentimientos familiares puestos a prueba, con ecos de tragedia griega y alguna pincelada lírica, hacen de la narración algo más que una historia de ficción fantástica sobre la visita al mundo de los muertos. Es, pues, una novela que desde luego no tiene la calidad y la fuerza del El sol de los Scorta, pero que, sin grandes elogios, puede resultar entretenida e interesante.

(de Ángel García Prieto)