La roca de Tanios

En La roca de Tanios la acción se desarrolla alrededor de un pueblo de la montaña libanesa -Kfaryabda- hacia la mitad del siglo XIX, cuando los enfrentamientos políticos y bélicos entre Egipto y el Imperio Otomano proyectan además los antagonismos de las potencias occidentales sobre las pequeñas comunidades drusas, cristianas y musulmanas. Un suceso real -el asesinato del patriarca maronita- sirve de eje a un relato de ficción en el que lo legendario y la nimbada realidad hacen presagiar el dramático destino en el que está inmerso el Líbano desde que en 1964, impuesto por las potencias europeas en Constantinopla, se firmara el Reglamento de Autonomía libanesa. Desde este punto de vista, la novela, con su sentido simbólico, es una llamada de atención a la necesaria reconciliación.
Para el autor, lo novedoso de La roca de Tanios es su historia, plenamente oriental, que narra la vida de Tanios, un muchacho al que el destino encamina con celeridad a enfrentarse con el amor, las venganzas y la tremenda responsabilidad del protagonismo en la liberación de su pueblo. El narrador, un habitante de Kfaryabda, reconstruye toda la historia de Tanios con la ayuda de las crónicas locales y la buena memoria de un anciano lugareño. Tanto los personajes como el ambiente físico son dibujados con un emotivo realismo. "Intenté -dice Maalouf- evocar aquella época de ingenuidad, cordura y poesía que 20 años de guerra acabaron por hacernos olvidar".
Los diferentes aspectos que se entrecruzan en la novela, entre los que destaca su componente mítico, hacen que La roca de Tanios admita diferentes lecturas: unos destacarán su significado político, otros el mensaje amoroso y algunos verán en esta apasionante novela una justa reivindicación de la identidad nacional.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1993
328
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.333332
Average: 3.3 (6 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

6 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

La historia de Tanios es, ciertamente, apasionante. En sí misma está llena de interés, pues es un personaje curioso, un tanto misterioso, que cuadra perfectamente con el ambiente de La Montaña, trágico, desconocido. Además de la historia propiamente del protagonista, hijo natural del jeque y legal del administrador del palacio, un joven distinto, en esta novela Maalouf nos muestra una sociedad que conoce por ser originario de allí, y que desconocemos los demás, de modo casi absoluto, pues la vida del Líbano que se sale de las ciudades costeras es difícil de mostrar. Entre las novelas de este autor puede que sea -junto con “Orígenes”- la que mejor muestra esa sociedad antigua, casi medieval -la historia se sitúa en el s. XIX- del emir, el jeque, y unos pueblos que nada tienen que ver con las sociedades europeas, e incluso con lo que se vivía ya entonces en las ciudades puerto, como Tiro, Sidón,  Beirut o Biblos. Sorprenderá al lector, también por la maestría al escribir.

Imagen de raranega

Este libro fué para mí una grata sorpresa: descubrí como se vivía el catolicismo en esa región del mundo. La historia nos cuenta la vida de un pueblo de la montaña del Líbano, a través de Tanios. No digo más, sólo recomiendo su lectura