La rueda de la vida

La rueda de la vida es el legado espiritual de esta extraordinaria mujer que, al reconciliarnos con la muerte, nos enseñó a amar la vida. Elisabeth Kübler-Ross supo desde muy joven que su misión era aliviar el sufrimiento humano, y ese compromiso la llevó al cuidado de enfermos terminales. Mucho fue lo que aprendió de esta experiencia: vio que los niños dejaban este mundo confiados y serenos; observó que algunos adultos partían sintiéndose liberados, mientras que otros se aferraban a la vida porque aún les quedaba una tarea que concluir. Pero todos hallaban consuelo en la expresión de sus sentimientos y en el amor incondicional de quien les prestaba oído.A Elisabeth no le quedaron dudas: morir es tan natural como nacer y crecer, pero el materialismo de nuestra cultura ha convertido este último acto de desarrollo en algo aterrador. Elisabeth Kübler-Ross fue médico psiquiatra de gran prestigio mundial. La publicación de su obra 'La muerte un amanecer' la dio a conocer a millones de lectores.«Haced lo que de verdad os importa... sólo así podréis bendecir la vida cuando la muerte esté cerca».

Reseña del Editor

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
351
2006
368
978-84-96581-10
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Kübler-Ross fue una psiquiatra norteamericana, de origen suizo, que se dedicó a ayudar a los enfermos terminales para la aceptación de la muerte. La autora denuncia que los médicos y frecuentemente también los pastores -ella es de origen luterano- no saben cómo preparar a los enfermos para afrontar el tránsito de esta vida a la otra. Cuenta de una mujer hospitalizada con un cancer terminal, que se quejaba: "Los médicos sólo saben hablarme del tamaño de mi hígado y a mí lo que me preocupa es qué va a ser de mis cinco hijos". Propugna una medicina más humana, basada en la compasión, el acompañamiento y escucha del enfermo.

Distingue cinco fases en la aceptación de la muerte: Negación del hecho, conmoción o rebeldía, negociación, depresión y finalmente aceptación. El psiquiatra debe acompañar al enfermo a lo largo de esas fases hasta alcanzar la aceptación. Era opuesta a la eutanasia en cuanto elude la aceptación de la muerte. Sus tesis dieron lugar a la llamada Tanatología, o estudio de la muerte, que tiene su plasmación práctica en la Medicina Paliativa o de los enfermos terminales. Por desgracia no todos los facultativos dedicados a esta especialidad la entienden como la entendió Kubler-Ross. La aparición del Sida proporcionó a la psiquiatra la ocasión de dedicarse a estos enfermos. "Me enseñaron más ellos a mi, que yo a ellos" -afirma.

Kubler-Ross abandonó la medicina hospitalaria para dedicarse a dar conferencias y formar grupos sobre "Vida, muerte y transición", los cuales alcanzaron un gran éxito. La autora no es religiosa, al contrario tiene serias reservas sobre la religión, pero cree en otra vida y otro mundo e incluso se acercó a mediums que supuestamente la ponían en contacto con los espíritus. Es la parte más floja del libro, que lo acerca a la religión New Age. Esta ideología religiosa acepta la existencia de los espíritus e incluso de Jesús, pero que no es el Jesús de la historia, el Hijo de Dios. Esta confusión final del libro no obsta para que tenga sentido su mensaje principal: ¿Qué somos capaces de decir a los demás sobre la muerte o vivimos como si nunca fuéramos a morir?.