La velocidad de la luz

Ésta es la historia de una amistad, una amistad que empieza en 1987 cuando el narrador, un joven aspirante a novelista, viaja a una universidad del Medio Oeste estadounidense y conoce a Rodney Falk, su compañero de despacho, un ex combatiente de Vietnam huraño e inabordable, ferozmente lúcido y corroído en secreto por su pasado. Pero ésta es también la historia de una experiencia radical en el abismo indescifrable del mal y la culpa, que el propio narrador sólo logrará entender y asumir años más tarde, como en una fulguración, cuando conozca el éxito y lo que éste tiene de corrupción insidiosa. Para entonces la figura imprecisa de Rodney y su historia devastadora acabarán imponiéndosele con la fuerza de lo necesario, como un emblema de su propia historia, y acaso de la condición humana. Con una escritura de engañosa transparencia y una trama que no da tregua al lector, La velocidad de la luz indaga en nuestra ilimitada capacidad de hacer daño, en la infinita estupidez de la guerra y en la infinita estupidez del éxito, pero sobre todo en el poder definitivo de la literatura para enfrentarse a la realidad y exorcizar sus demonios.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
305
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

Tema muy trillado y, como siempre, exponiendo su faceta más pesimista.Estructura endeble y trama lineal, totalmente previsible.Pone de manifiesto la capacidad de destrucción de valores y de corrupción que puede tener el deseo de la fama.El vacío interior de los protagonistas hace que , ante la desesperación o el éxito, no tienen donde agarrarse. Está escrita con limpieza en las formas.Desde luego la lentitud del ritmo no hace honor a su título.

Imagen de JOL

Me parece dura y excesivamente pesimista. Por desgracia tiene razón respecto a la mente y actuación de algunas personas, pero quizá no compensa. JOL