Las aventuras de Wesley Jackson

«Me llamo Wesley Jackson, tengo diecinueve años y mi canción favorita es Valencia. Supongo que tarde o temprano todo el mundo se busca una canción favorita. Yo sé que la mía es ésa porque no paro de cantarla ni de oírla, incluso dormido.» Con esta frase se abre Las Aventuras de Wesley Jackson, la novela que el ejército de los EE.UU. encargó a William Saroyan para dar una visión amable de la vida de las tropas americanas destacadas en la Segunda Guerra Mundial. Rechazado por las autoridades por ser profundamente antibelicista y poco complaciente, el libro narra con sabiduría, humor y pasión los días de un joven que conocerá lo mejor y lo peor de la vida, su lado más trágico y su lado más divertido, el más hermoso y el más siniestro, hasta llegar a la convicción de que sólo el amor y la fraternidad humana pueden redimirnos. Éste es un libro mágico, tocado por el don de la verdad, que confirma a William Saroyan como uno de los grandes novelistas americanos de su siglo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
392
978-84-96489-59-2

Escrita durante la S.G.M. fue publicada en 1946.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.25
Average: 3.3 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Durante la Segunda Guerra Mundial, Westley Jackson llega a la conclusión de que el objetivo de su vida es conocer a una mujer que le haga padre; tener un hijo. Pero ninguna de las que ha conocido hasta ahora son esa mujer. La encontrará en Londres, donde se encuentra destinado. Mientras Westley y Jill esperan su primer hijo él es hecho prisionero en Francia y la casa en la que élla reside, en la capital inglesa, arrasada por los bombardeos.

¿Qué es lo que hace buena una novela? Podrían ser sus personajes, el ambiente en el que se mueven, el argumento, la sinceridad del autor al escribirla (que crea en ella como narración) o la prosa que utiliza. Todo esto está muy bien, pero pienso que lo principal en una novela es su capacidad de atraer la atención del lector; la solidez de su línea narrativa.

A estos efectos "Las aventuras de Westley Jackson" resulta algo desigual. Se inicia en una línea humorística; y es que el Ejército siempre se ha prestado a hacer chistes sobre él. La segunda parte resulta más filosófica; el autor reniega de todos aquellos que pretenden elevar el espíritu bélico del país pero permanecen en la retaguardia. Aquí encontramos párrafos largos, reflexiones de las que el autor bien podía haber prescindido. El desenlace tiene algún sentido; Westley y Jill esperan un hijo y él defiende que sólo el amor da sentido a la vida. Nuevamente la novela toma alguna velocidad hasta que termina abruptamente.

Si prescindimos de algunas páginas de tipo filosófico situadas en mitad de la novela, ésta podría resultar entretenida.

Imagen de Artemi

Gracias, Saroyan, por escibir novelas como ésta, en las que la fe en el ser humano y el optimismo radical en el hombre perviven. Yo leo mucha literatura del siglo XX: el poso amargo que ese siglo dejó en tantas almas se traduce en el arte y en la literatura en un grito desesperado de dolor. Pero tú, Willy, consigues que de vez en vez, acaso cuando más falta nos hace, nos inyectes una dosis de alegría, de fe.

Wesley Jackson es un joven americano de dieciocho años que es alistado por el ejército durante la Segunda Guerra Mundial. Conoce unas personas excepcionales, maravillosas, y él es uno de esos personajes excepcionales, maravillosos, tan habituales en las novelas de Saroyan y tan habituales (que no nos engañen) en la vida misma. No es un libro antibelicista, como reza la contraprtada de la edición del Acantilado. Lo es, pero es mucho más; es un canto a la belleza, al amor y a la verdad. Cuando leía el capítulo del hombre que por fin toca el trompón cuando le consiguen el sombrero de paja me emocioné tanto que tuve que salir a darme un paseo.

Imagen de Pilarica

Preciosa obra. Ya me gusto "La comedia humana" de este autor, pero esta todavía me ha gustado mas. Dentro de su sencillez es profunda, Wesley habla del amor, de la amistad, de la verdad, de la belleza, de Dios, de tal forma que te da fe en el hombre y en este mundo a pesar de que somos los hombres los que lo ensuciamos, lo afeamos y empobrecemos con nuestras conductas. La lectura, te hace tocar todas estas cosas y desear ser mejor para poder disfrutarlas. Al mismo tiempo es agil, irónica, tiene humor y pudes llorar y reir con sus personajes. No dejéis de leerla

Imagen de cattus

Publicada en 1946, esta novela no fue muy bien acogida entonces, tal vez porque los planteamientos pacifistas del autor chocaban con el ambiente después de cinco años de guerra, con la derrota del nazismo y del imperialismo nipón. De un modo ágil, el autor nos describe los avatares de varios jóvenes norteamericanos movilizados para luchar en Europa, con ironía, con humor, con una fuerte crítica desmitificadora de algunos planteamientos belicistas. Sobresalientes son las manifestaciones del valor de la amistad y la insistencia en proclamar que lo único verdaderamente importante es el amor. Para algunos, podrá parecer un idealismo un tanto injenuo, pero qué duda cabe de que una guerra es de los peores males que puede padecer la humanidad. Por esto, la obra no ha perdido interés, resulta tremendamente actual, a mi modo de ver.