Las confesiones de un italiano

Llegado el término de su vida, el noble veneciano Carlo Altoviti emprende la redacción de sus memorias. Traza así su propia existencia en paralelo con la historia de Italia desde finales del siglo XVIII hasta 1855, en los umbrales de la unidad del reino. Novela de formación de tintes picarescos, románticos y folletinescos, aparecida en 1867, es una de las obras mayores de la literatura europea

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
1104
978-84-96834-80-4
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de Ran

Se trata, sin duda, de una obra relevante en lengua italiana, y para la literatura en general. Ambientada en el Friuli y Venecia, viene a recorrer casi todo el territorio italiano al compás de los acontecimientos que se relatan. El protagonista, ya octogenario, va presentando su vida y, al hilo de sus avatares, ofrece un reflejo importante de la sociedad de su época, época de cambios, a caballo entre los siglos XVIII y XIX.
Ofrece un testimonio de la influencia de las ideas de la revolución francesa, tanto como ideología como de sus consecuencias políticas, que provocaron, no solo en el Véneto, cambios sociales y de gobierno, sino en toda Italia, haciendo resurgir un primer sentimiento de Italia como nación; y una nueva conciencia republicana e ilustrada en el modo de pensar después del reinado de Napoleón en Italia.
La Obra está bien escrita, con un estilo cuidado y directo que, tomando pie de los avatares de la vida azarosa del protagonista, Carlo Altoviti, va desarrollando los parámetros intelectuales e ideológicos que le dan unidad. Podría decirse que presenta un cuerpo de doctrina que partiendo de una concepción cristiana de la vida y la sociedad, va evolucionando hacia las nuevas ideas ilustradas y desacralizadoras, que vienen de la mano de los cambios políticos introducidos por Napoleón en toda Italia. Presenta una moral práctica, por la que el protagonista rige su vida un tanto laxa, pero sin caer en defectos de forma.
La obra se lee bien, a pesar que en algunos pasajes se haga algo tediosa la narración debido al desarrollo ideológico de los cambios producidos por las nuevas ideas que se van introduciendo en Italia, que va adquiriendo cierta conciencia nacional.