Las inquietudes de Shanti Andía

Esta novela, publicada en 1911, inaugura el ciclo barojiano de "El mar". Shanti Andía vive los últimos años de su vida en un pequeño pueblo del norte. Marinero retirado, rumia en tierra firme los momentos excitantes de la vida pasada. Sus amigos le animan a publicar sus andanzas. Aunque al comienzo de la narración Shanti se disculpa –"Soy un marinero poco culto"-, queda claro enseguida lo innecesario del alegato retórico: Baroja presenta al lector un texto apasionante y ameno, escrito con una prosa sencilla y directa, perfecta en ritmo. El relato arranca como una clásica autobiografía, en la que el narrador se permite un uso personalísimo de la elipsis. Se recrea especialmente en su infancia, territorio en que se fraguó el gran amor de su vida, el mar, que se cuela por los entresijos de la novela hasta empaparla y dibuja la niñez asombrada de Shanti y sus amores primeros. Pero la mar es insaciable: somete el ya autobiográfico de Shanti para buscar otras historias que ensanchan el horizonte: desde maravillosos relatos de sabor salado y aroma a tradición oral, hasta el bien trazado misterio romántico de Juan de Aguirre, tío d Shanti, que atraviesa todo el libro. Se suceden raptos, duelos, tormentas, cabotajes. Aparecen personajes formidables: héroes románticos como Juan de Aguirre, singulares lobos de mar como Yurrumendi el piloto, capitanes de la amistad verdadera como los niños Zelayeta y Recalde. Pero el mar está cansado y se tiñe de nostalgia: "Antes, el barco de vela era una creación divina, como una religión o un poema; hoy, el barco de vapor es algo continuamente cambiante como la ciencia". La voz de Shanti regresa a tierra firme, a la vejez, final del derrotero circular de la nostalgia.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1999
328
978-84-670-2684
2010
384
978-84-206-5813

Colección: El Libro de Bolsillo

Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.4
Average: 3.4 (10 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

10 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de jcernat

Que pegajoso es cuando Shanti hace remembranza de su historicidad, partiendo que aún con la falta de un padre, encasilla esa figura en su tío Juan a quién “en un futuro” pierde también; pero que ha marcado el amor por el mar a pesar de saber su bravura, pero el hombre de mar no es tan curtido como para afrontar que su novia Dolorcitas se haya casado con otro; enredos y reto de duelo hacen que nuestro narrador salga libre de una muerte; yendo y viniendo de sus aventuras logra encontrar ese amor en Mary, por quién debería de enfrentarse un aves más, sin embargo los desatinos de su tío Juan harán que su rival les deje en paz… una novela que te hará estar a lado del protagonista de principio a fin.

Imagen de grpazos

Después de muchos, muchos años (¿cuarenta?), he vuelto a esta novela, de la que solo recordaba que era sobre un marino de altura vasco y que me había encantado cuando la leí siendo un adolescente. Con otra perspectiva y muchísimas lecturas entre medias, he vuelto a entender por qué los clásicos son clásicos y por qué, puestos a elegir, son una opción con la que nunca nos equivocamos. He disfrutado enormemente con la magistral prosa de Baroja: bien trabada, rítmica, sencilla, franca..., sin los postureos que tanto abundan en escritores contemporáneos. El relato te lleva a bordo de todo tipo de barcos en compañía de marinos vascos con los que el lector vive aventuras entre piratas, negreros y hasta tesoros escondidos. Y también se nos describe, de manera muy humana y hasta entrañable, la vida y las inquietudes de esos marinos, cuando volvían a sus pueblos de la costa vasca, después de estar embarcados en campañas que duraban años. Una lectura muy recomendable a la que no falta un toque de melancolía barojiana.

Imagen de acabrero

Esta novela narra las aventuras de un marino de tradición, entremezclada con narraciones anecdóticas de diversa índole, muchas de las cuales añaden a la trama valiosos elementos de carácter insólito o incluso fantástico. Su estructura autobiográfica, con alternancias del pasado y el presente, da lugar a un rico juego de perspectivas que, unidas a la calidad y amenidad del estilo, dan como resultado una lectura muy interesante.