Las pruebas de Apolo 3. El Laberinto en llamas

Antes era el glorioso dios Apolo. Ahora es Lester, un simple mortal.

Con la ayuda de algunos amigos semidioses, Lester ha conseguido sobrevivir a las dos primeras pruebas: una en el Campamento Mestizo y la otra en Indianápolis, donde Meg recibió la profecía oscura. Las palabras que pronunció sentada en el Trono de la Memoria revelaron que un dream team de tres emperadores romanos supervillanos planea atacar el Campamento Júpiter.

Mientras Leo vuela a toda velocidad para alertar a los miembros del Campamento del peligro inminente, Lester y Meg deberán cruzar el Laberinto para encontrar al tercer emperador (y a un Oráculo que habla con juegos de palabras) en algún punto de suroeste de América. Por suerte, había un verso en la profecía que les da un poco de esperanza: "Solo el guía ungulado sabe cómo no perderse". Está claro que van a tener un sátiro que les acompañe y Meg sabe exactamente a quién tiene que pedir este favor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
416
978-84-9043-949

Traducción de Ignacio Gómez Calvo

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Novela juvenil de aventuras, tercer libro de la serie titulada “Las pruebas de Apolo”, una nueva saga del célebre autor de Percy Jackson y los dioses del Olimpo, la cual se puede considerar como una secuela derivada de la misma. En esta ocasión, el protagonista es el dios griego Apolo que, castigado por su padre Zeus, se convierte en un adolescente mortal de dieciséis años con acné y “michelines”, conocido con el seudónimo de Lester Papadopoulos. Su misión, a lo largo de la serie, es restaurar en la tierra los Oráculos de la Antigua Grecia que se han oscurecido: así, en el primer libro, Apolo-Lester salva el "Oráculo de la Arboleda de Dodona" de las manos del emperador Nerón; mientras que en el segundo, libera a la ciudad de Indianápolis y al "Oráculo de Trofonio" de las garras del emperador Cómodo.

En este tercer libro, Apolo debe enfrentarse al tercer emperador, el malvado Calígula, y a su famoso caballo Incitatus, que tienen prisionera a la sibila eritrea Herófila en el Laberinto en llamas, una red de túneles bajo el sur de California. En esta aventura, estará acompañado por Meg, una joven semidiosa, hija de Deméter, y por el sátiro Grover Underwood. Como en los libros anteriores, el relato está  narrado en primera persona por el propio Apolo que, además de los hechos presentes, puede evocar acciones del pasado y recordar innumerables historias mitológicas. De esta forma, por la novela pasan todo tipo de seres de la mitología griega y romana: los grandes dioses, los héroes de la antigüedad clásica, y multitud de seres extraños con sus correspondientes fábulas como las aves estriges, las dríades o las melíades. Al final de la obra, se incluye un apéndice por orden alfabético con los personajes citados en la narración y un resumen de su historia.

En conjunto, la trama de la novela está bien presentada y es fácil de seguir aunque no se hayan leído los episodios anteriores. Se trata de un argumento lleno de acción trepidante, en el que claramente se enfrentan las fuerzas del bien y del mal. Para poder vencer en esta lucha, los protagonistas deberán sacrificar su individualidad y unir sus fuerzas formando un equipo sin fisuras, a pesar de las pérdidas y del dolor. Con respecto al lenguaje, en la obra destacan especialmente los diálogos que agilizan la narración y le dan constantes toques de humor, con expresiones coloquiales y frases hechas propias de los jóvenes. Tanto por los temas tratados como por la fantasía y originalidad de la trama se considera una obra recomendable.