Los futbolísimos. 8: El misterio del circo del fuego

La llegada de "El Circo del Fuego" coincide con el hecho de que en el pueblo se declaren una serie de incendios que pueden ser intencionados. En pocas horas, arden una casa abandonada, el edificio del Ayuntamiento y la única fábrica local que aún no ha cerrado por la crisis. Pakete, el protagonista de la serie, hijo del policía municipal, con la ayuda de su pandilla (el equipo de Los futbolísimos) trata de averiguar quién está detrás de estos sucesos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2016
328
978846758496

Ilustraciones de Enrique Lorenzo

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Octava entrega de la serie “Los futbolísimos”, que se inició en el año 2013 con el misterio de los árbitros dormidos y que ha tenido una buena acogida entre el público infantil. El relato está narrado en primera persona central por el protagonista Paco, o Pakete como lo llaman sus amigos, un niño de once años.  Junto a sus compañeros del colegio Soto Alto (situado en un pueblo de la sierra de Madrid), ha formado un equipo de fútbol, compuesto por niños y niñas: en total, nueve jugadores  muy unidos por fuertes lazos de amistad y camaradería. 

En esta ocasión, el misterio al que se enfrenta el equipo se plantea en torno a una serie de incendios que se producen en el pueblo y que coinciden con la llegada de “El circo del fuego”. En unas pocas horas, el fuego consigue devastar una casa abandonada, el ayuntamiento y una fábrica, la única que se mantenía abierta en el pueblo a pesar de la crisis. En la trama, se desarrollan varios temas que pueden ser interesantes: en el ámbito familiar, las relaciones entre padres e hijos, así como los encargos y las responsabilidades de cada uno dentro del hogar; en el ámbito social, los problemas de racismo y el enfrentamiento entre la gente del pueblo y los componentes del circo, de origen húngaro (romaníes o gitanos).

La novela, escrita con un estilo sencillo, resulta de fácil lectura para los niños, ya que el autor utiliza frases cortas y expresiones coloquiales con muchos rasgos de humor (propios del público infantil); además desde el punto de vista tipográfico, los espacios están muy marcados y el texto resulta fluido. Con un vocabulario técnico propio del mundo del deporte y especialmente del fútbol, hay continuas referencias al desarrollo de entrenamientos y partidos que pueden resultar atractivas para los lectores deportistas. Por último, hay que destacar las ilustraciones de Enrique Lorenzo (presentadas a veces en forma de cómic), muy divertidas y llenas de color. Estas ilustraciones representan muy bien la personalidad de los distintos personajes, así como los hechos narrados, y consiguen que la lectura sea muy entretenida.