Los rebeldes

Apenas unos meses antes del final de la Primera Guerra Mundial, cuatro jóvenes acaban sus estudios y se enfrentan al último verano de la adolescencia. En cuestión de semanas serán llamados a filas y enviados al frente, un frente del cual sólo llegan noticias nefastas. Así, unidos por su aversión a lo que promete ofrecerles la madurez, Tibor, Ábel, Erno y Béla crean un universo particular y juegan a desafiar todas las reglas: beben y fuman en exceso, juegan a las cartas, se inventan extravagantes historias, cometen pequeños hurtos... Ante la ausencia de padres, tíos y hermanos mayores, realizan su propio aprendizaje de la vida libres del control familiar, hasta que la aparición de un improvisado mentor, un avieso actor que está de paso en la ciudad, hará que sus juegos, y sus vidas, se precipiten por caminos insospechados que los llevarán hacia un dramático desenlace. Sándor Márai publicó esta novela cuando tenía treinta años y acababa de regresar a Hungría. Aunque ya era conocido como escritor de talento, Los rebeldes causó un gran impacto y acabó de consagrar a su autor, que iniciaba entonces uno de sus períodos creativos más intensos y fecundos. En 1988, casi al final de su vida, Márai aceptó revisar el texto original para que su editor húngaro la publicase en Canadá con los restantes volúmenes del ciclo de la dinastía de los Garren —Los celosos y Los ofendidos—, conjunto que el propio autor consideraba su obra magna.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2009
254
2012
253
978-84-9838-435-2
Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.333332
Average: 2.3 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Pipa

Describe esta novela los confusos, y a veces contradictorios, sentimientos de algunos adolescentes en la primera mitad del siglo pasado, en pleno centroeuropa, pero que pueden tener valor universal para conocer esta etapa del desarrollo humano. La novela impacta porque quizás, debido al marco en el que se desarrolla, al final de la Segunda Guerra Mundial, se desarrolla en una ciudad llena de mujeres, niños, personas mayores o enfermas; una ciudad que vive en la escasez, a pesar de que la mitad de los chicos pertenecen a la alta burguesía del momento... El resto está luchando en la guerra. Esto agudiza los síntomas de inmadurez, y abandono de estos estudiantes que acaban el bachillerato y pronto serán llamados a filas, la falta total de alguna guía que les aportara luz y esperanza a sus vidas, la falta de ejemplos varoniles ( no cuentan con los padres, ni tíos ni hermanos mayores)... Con una magnífica narrativa el autor nos adentra en la personalidad de cada uno de los protagonistas cuya supervivencia depende de la pandilla, aunque esta como tal actúe tan absurdamente en demasiadas ocasiones. La inmadurez les hace rechazar de plano lo que poseen, y encandilarse con lo nuevo, lo desconocido, arriesgándose a poner sus intimidades ante personajes ajenos a sus vidas anteriores, hombres enfermos también por la corrupción o ambición. Personalmente la veo interesante de leer para personas que traten con gente joven y quieran saber de la psicología del grupo que, en estos casos, lideran comportamientos comunes evadiendo responsabilidades personales. Porque en sí la novela resulta dura y triste.