María Sklodowska-Curie. Ella misma

Esta biografía pretende dar a conocer a María Sklodowska, la joven polaca que viajó a París para cumplir un sueño; a madame Curie, la eminente científica que ha pasado a la historia como referente de tenacidad y pasión por la ciencia; y a María Sklodowska-Curie, la persona anónima que siempre quiso ser y que solo conocieron quienes compartieron su vida. Los últimos capítulos alumbran el devenir de su obra y de su familia. Ella misma escribió: "No podemos construir un mundo mejor sin mejorar los individuos".

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2016
352
978849061404
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Biografía muy bien documentada por las autoras y basada en las “Notas autobiográficas” de Marie Curie (1867-1934), en su “Diario” y en un extenso y abundante “Epistolario”, que mantuvo a lo largo de toda su vida con los miembros de su familia, amigos y célebres investigadores. A lo largo del relato, se incluyen fragmentos de cartas escritas por ella misma y por sus familiares más cercanos, como su padre y sus hermanos que continuaron viviendo en Varsovia, cuando ella se trasladó a París.
Se publica también esta obra con la supervisión por parte de sus nietos Hélène y Pierre, ambos científicos, que están contribuyendo de forma notable a dar a conocer la historia de la familia Curie desde una perspectiva más íntima y personal. Así se recorre la vida y la obra de esta gran mujer, pionera en lograr por primera vez grandes metas, como ser doctora por la Sorbona, catedrática, académica, y conseguir en dos ocasiones el Premio Nobel (Física en 1903, y Química en 1911); un sinfín de primeras veces que culminó en 1995 cuando sus restos mortales junto a los de su marido, Pierre Curie (1859-1906), fueron enterrados en el Panteón de Hombres Ilustres de París, convirtiéndose en la primera mujer y en la primera extranjera a la que se le concedió este honor por méritos propios.  
A lo largo de la obra, se pone de relieve la consecución de logros y de éxitos de toda la familia Sklodowska-Curie: así, se destaca en primer lugar la sólida formación religiosa y científica de toda la familia, ya que los padres de Marie eran profundamente católicos y además tenían una gran formación cultural, que supieron transmitir e inculcar a sus cinco hijos. Especialmente, destaca la figura del padre, profesor de Física y Química, que había adquirido instrumental propio y había diseñado su propio laboratorio. En 1898, Marie conoció a Pierre Curie, que ya había adquirido fama en el mundo científico por sus trabajos en el campo de la electricidad y de la cristalografía,  y este encuentro cambió sus vidas, tanto en el ámbito personal como profesional: sus trabajos conjuntos lograron en 1898 el descubrimiento de dos nuevos elementos químicos a partir del mineral de pechblenda: el polonio y el radio. De su matrimonio, nacieron dos hijas: Irene, que junto con su esposo Frédéric Joliot obtuvieron el Premio Nobel de Química en 1935; y Eve, autora de la primera biografía que se escribió sobre su madre. Y hoy la saga continúa con sus nietos Hélène y Pierre.
Para terminar solamente un apunte, Marie dedicó gran parte de su vida a la formación de los niños y de los jóvenes, consciente de que la enseñanza podía abrir los horizontes de la juventud: “Para ella el verdadero lujo se encerraba en tres verbos: aprender, investigar, saber” (p.45).