Mi abuelo Simón lo sabe

El abuelo Simón es el mejor abuelo para su nieta. Es bondadoso y muy cariñoso pero es muy mayor y en multitud de ocasiones se le olvidan las fechas, los colores o los números, pero puede tener muchas palabras guardadas en un cofre o recordar el color del traje de la abuela.
 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
32
9788466762366

Álbum infantil magníficamente ilustrado. Gran formato cartoné

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de toñi hueso

Este es un álbum lleno de encanto y poesía. La propia autora es la que habla de su abuelo como el mejor.
Cada hoja comienza con la frase Mi abuelo Simón con la que va describiendo las distintas acciones cotidianas del mismo; acciones sin importancia que, a la vista del niño, recobran todo su valor.
Este libro es puro lirismo; está escrito con una narrativa poética que sugiere continuamente imágenes tiernas de la relación de la autora con su abuelo.Posee un vocabulario rico y asequible para los lectores. Cuenta sin decirlo expresamente los problemas de la edad convirtiéndolos en acciones entrañables. No solamente se repite la primera frase sino algunas otras con las que su autora quiere remarcar la acción.
El libro está hecho de diálogos muy cortos entre el abuelo y la nieta y algunos fragmentos en los que esta explica y fundamenta las acciones del abuelo.

COMENTARIO A LA ILUSTRACIÓN Mª LOURDES CASTRO

Se atiende por igual al texto y a las imágenes; está muy bien maquetado respetando la integridad de la ilustración. El texto se distribuye de forma alterna en páginas en blanco o sobre la propia imagen; los párrafos están integrados con el conjunto y juegan un papel incluso ilustrativo en la propia página.
Las ilustraciones son figurativas y de carácter realista. Son reproducciones de pintura, no son dibujos; trata las figuras con suma delicadeza y la visión de las escenas resulta apacible y amable; todas ellas rezuman poesía al igual que el contenido del texto.
Escoger una técnica pictórica –no de dibujo– para la ilustración es una forma directa de introducir al niño en la pintura con la que se consigue educar los valores estéticos.
Quizá habría que objetar que los colores son algo apagados para un niño pequeño, sin grandes contrastes aunque refleja a la perfección la escena que trata de narrar.
Desde el punto de vista del adulto sí podemos decir que es un prodigio de ilustración no en vano ha sido premiada con el VII Premio de Iustración Ciudad de Alicante 2007.