Mi hermana Elba y los atillos de Brumal

Cuatro relatos largos componen este volumen, que dio a conocer a su autora como una de las mejores cuentistas actuales. En todos ellos late algo inquietante, insertado sin embargo en lo cotidiano. En "La ventana al jardín" hay un niño enfermo recluido en casa de unos amigos que ha aprendido un lenguaje distinto: vaso se dice amigo, enfermedad estuche de lapiceros. El lector acompaña al visitante en su perplejidad: ¿de dónde proviene esa locura? ¿Son los padres los causantes de ese desequilibrio o es todo un espejismo? En el cuento que da título al libro, instalado en las ensoñaciones de la infancia, Elba es una niña que sabe encontrar escondites en los que a la vez estás pero no estás, de forma que puedes observar sin ser visto. Su hermana entra entusiasmada en ese juego al principio, para rechazar a Elba después de una forma cruel, librándose así de la transmisión telepática que la tiene atrapada. En "El provocador de imágenes" asistimos presumiblemente a la historia del cazador cazado, en una historia sórdida donde se demuestra la inutilidad de lo perverso. Con mano maestra, Cristina Fernández-Cubas logra atrapar la atención desde las primeras líneas, creando atmósferas fantásticas sin salirse de las coordenadas domésticas. El terror resulta así mucho más inquietante, por más cercano: es la ambigüedad de una frase, el soltar la imaginación ante una velada amenaza o un gesto de irritación o desmayo, la cadena de consecuencias que se desatan ante un hecho en apariencia trivial. Lo misterioso se instala con total naturalidad en la costumbre, y casi siempre la tragedia viene a coronar esa intromisión insoportable.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1988
552
84-7223-261-7
  • Encuadernación: Rústica
  • Colección: Andanzas
  • Idioma: Español
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de belba

Muy recomendable. Cuesta encontrar a alguien que escriba con calidad y con originalidad. A pesar del género, de ser relatos cortos, son plenos y envolventes. Muestra una fantástica e ilógica visión de lo cotidiano, pero la realidad en si misma puede ser así.

Imagen de Porto

Acabo de leer una edición de Tusquets en la que se unen dos libros : Mi hermana Elba y Los altillos de Brumal. Me han parecido 8 cuentos bien escritos, pero extraños, en los que la fantasía está muy falta de lógica, pero a la vez enganchan con fuerza y saben ir llevando al lector. Creo que me merece la pena leerlos y que realmente la fama de cuentista de la autora está bien merecida.