Negro como el mar

Un crucero de glamour en un transatlántico de lujo se vuelve letal en esta novela de suspense. La protagonista, Celia Kilbride, solo desea huir de la humillante escena del arresto de su prometido la víspera de su boda. Experta en joyas, acepta un puesto de trabajo en el transatlántico Queen Charlotte para escapar de la atención pública. Allí conoce a Lady Emily Haywood, de ochenta y seis años, dueña de un collar de esmeraldas de incalculable valor que desea donar a un museo tras el crucero. Pero el tercer día de travesía encuentran a Lady Emily muerta y el collar ha desaparecido. La lista de sospechosos no hace más que crecer. Celia se dispone a encontrar al asesino sin darse cuenta de que se ha puesto en peligro mortal antes de que el crucero llegue a su fin.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
304
978-84-01-02042-1

Traducción de Nieves Nueno

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Novela de suspense y de intriga, perteneciente al subgénero de la novela negra. Ambientada en la época actual, la acción tiene lugar en un crucero de lujo, durante el viaje inaugural del trasatlántico “Queen Charlotte”, la quintaesencia de la suntuosidad. La travesía, que promete ser un compendio de esplendor y refinamiento, se ve truncada por el robo, el asesinato y la desaparición de algunos de los pasajeros. Desde el punto de vista temporal, la trama se desarrolla en tan solo seis días de navegación del mes de septiembre, desde el puerto de Nueva York hasta Southampton, y la obra concluye con un epílogo, tres meses después. Por tanto, la estructura consta de seis amplios capítulos (uno por día), en los que se van agrupando varios episodios.

Así, en los capítulos correspondientes a los días 1 y 2, el argumento se centra en la presentación de los personajes, descritos de forma minuciosa (edad, características físicas, profesión, antecedentes), para que el lector pueda ir valorando la identidad de los posibles ladrones o asesinos. Aunque se trata de una novela coral (como muchas obras correspondientes a este tipo de género), se puede decir que entre los personajes destacan algunas figuras principales, entre ellas: Lady Emily Haywood (86 años, aristócrata y dueña de un collar de esmeraldas que pudo pertenecer a Cleopatra) y su séquito, formado por Roger Pearson (albacea) y esposa, y su ayudante Brenda Martin; Ted Cavanough (34 años, abogado y experto en antigüedades), y especialmente, Celia Kilbride (28 años, gemóloga e involucrada en un posible fraude), que se ajusta al perfil de las protagonistas de M.H.Clark: una mujer joven, fuerte e independiente, que se encuentra en medio de un problema que debe resolver con inteligencia y coraje.

Una vez presentados los personajes, la acción se precipita en el capítulo del día 3 y se producen los hechos que desencadenan la tragedia, justo en mitad de la obra. Aunque la narración está en tercera persona para mantener la objetividad, la autora utiliza con frecuencia el estilo indirecto libre para dar a conocer el pensamiento de los diferentes personajes, y así ayudar al lector en el seguimiento de la investigación y en la identificación de los posibles culpables. Todo esto, unido a la brevedad de los episodios que conforman los capítulos, hace que la lectura de la novela sea interesante, sencilla, amena y fácil de seguir, de tal manera que la autora está considerada como una de las representantes más destacadas de la novela negra actual.

Mary Higgins Clark (Nueva York, 1927 – Naples, Florida, 2020) falleció recientemente el día 31 de enero de este mismo año. Todas sus novelas de suspense (más de cincuenta) han sido grandes éxitos de ventas: la primera de ellas, ¿Dónde están los niños?, ha tenido más de 75 reimpresiones desde su publicación en 1974. Conocida como la “reina del suspense”, Clark sabe crear en sus obras una tensión creciente haciendo pensar al lector que varios personajes son los culpables. Hija de inmigrantes irlandeses, de religión católica, decidió no incluir en sus historias ni sexo explícito ni violencia; por esta razón, aunque sus libros son para adultos, han tenido también una amplia acogida entre el público juvenil.