Por ley superior

Roberto Doni tiene más de sesenta años y es fiscal en Milán: serio y formal, su vida transcurre con total normalidad junto a su compañera de toda la vida; solo de vez en cuando se preocupa porque su hija ha decidido llevar una vida independiente. Sin embargo, esa tranquilidad empezará a resquebrajarse cuando se enfrenta al proceso de apelación de un albañil tunecino acusado de cometer un delito que ha despertado gran revuelo en los medios de comunicación.

A pesar de que el acusado está dispuesto a declararse culpable, una joven periodista acude a Doni para convencerle de que pida la absolución del albañil. Según dice, puede demostrar su inocencia. Esto hará que Doni empiece a cuestionarse el funcionamiento de la justicia y la sociedad: para todo el mundo es mucho más fácil creer en la culpabilidad del acusado; la búsqueda de la verdad es, la mayor parte de las veces, demasiado incómoda.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
272
978-84-17007-23

Publicado en 2011 en Italia, en España lo publica Libros del Asteroide, en 2017.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de Pipa

Novela con planteamientos éticos, en el campo de la Justicia en nuestra sociedad.
En 35 capítulos cortos, el autor narra la historia de Roberto Doni, Fiscal de Milán, paso previo para conseguir la Fiscalía General.
Casado, y con una hija a la que adora, y a la que echa de menos, tras su emancipación como investigadora en la Universidad de Illinois.
La historia es bastante lineal, salvo paréntesis, de recuerdos o reflexiones. Está llena de diálogos y descripciones. Con un vocabulario moderno en el que no faltan algunas ordinarieces por parte de sus señorías, cuando están en el ámbito privado.
Una joven periodista, Elena, le pide revisar un caso de apelación, porque el acusado está dispuesto a autoculparse, y ella “sabe” que es inocente.
Escucharla y esforzarse por atenderla  le replantea de raíz muchas de sus convicciones y, el hecho de salirse de la “maquinaria oficial de la Justicia”, prevista. Lo que, por otra parte le lleva a recuerdos de su juventud y sus ideales.
Pero ¿será capaz de mover ficha sabiendo que si lo hace perderá gran parte de todo lo obtenido hasta ahora, con tanto esfuerzo? (metas profesionales, críticas, tal vez perjuicio para su familia,…). Y ¿qué gana con ello?
Nuestro protagonista presume de ser ateo. No necesita a Dios. Aunque con cierta frecuencia él manifieste que hace las cosas “como Dios manda”. Es una especie de ateísmo “a la italiana”.
En su vida le marcó la amistad con Casiraghi, compañero de trabajo, católico practicante, asesinado por las mafia. Le removía la conciencia.
Desde el punto de vista del tema es interesante, y muy actual.. El argumento, en algunos capítulos es simple. El simbolismo de los clavos sujetando en la fachada las grandes placas de mármol, centenario, pero a punto de derrumbarse, es agudo. ¿Puede el deber profesional sacrificar la verdad?
Su vida era cómoda, fácil. Claudia, su mujer. Su gran afición por la música clásica o al pintor Le Tour. Parece darle tientes de sensibilidad exquisita. Parco en las comidas, ágil todavía, con aspiraciones,… Sufre con la hipocresía, los convencionalismos y se forja una coraza para no sufrir por los demás. No resiste a su suegro.. Le atrae la juventud y el atrevimiento de Elena que le lleva de la mano a que conozca “in situ” lo desconocido para él, que, eso sí, trabaja en los despachos.
Es una novela sin grandes argumentos, pero que plantea dudas muy lícitas en el campo del trabajo profesional. Se lle con facilidad. Y puede ser interesante en libroforum, por la cantidad de cuestiones que suscita.