Steve Jobs

Vida del empresario norteamericano Steve Jobs (1955-2011) escrita por Walter Isaacson. Jobs se dedicó a las aplicaciones informáticas y tecnológicas para lo que fundó con el ingeniero Steve Wosniak la compañía Apple. Cuando ésta salió a la Bolsa ambos jóvenes se convirtieron en millonarios a los veinte años. Wozniak carecía de ambición, pero no era el caso de Jobs. Megalómano y perfeccionista, en permanente conflicto con su entorno, en 1985 el Consejo de Administración lo apartó de la dirección de la compañía y Jobs abandonó Apple. En 1996 y con la empresa en franca decadencia, el Consejo tuvo que acudir nuevamente a Jobs. Éste diversificó sus productos para abarcar la telefonía móvil, la imagen y la información. Dirigió Apple hasta su fallecimiento en 2011. En el momento de su muerte tenía cincuenta y seis años y probablemente había hecho de todo menos vivir.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
711
978-84-9992-132-7
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.5
Average: 3.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

La biografía de Steven Jobs constituye una convincente introducción a la informática y la tecnología de uso diario: ordenadores personales, reproductores de música o textos, información y entretenimiento. En todas estas áreas trabajó Jobs y para todas tuvo ideas propias. El libro constituye también una interesante introducción al mundo de la empresa. El autor expone el funcionamiento interno de Apple desde el Consejo de Administración a la política de personal; desde la financiación a la publicidad, el diseño o la presentación de sus productos; desde la producción "just in time" a la puesta en el mercado a través de tiendas propias. En lo personal Jobs fue un hombre atrabiliario, anárquico pero austero, patológico y genial. Los rasgos fundamentales de su carácter fueron el perfeccionismo y la competitividad. Su peor característica estaba en el área de las relaciones humanas. Era insoportable trabajar a sus órdenes y en sus empresas sólo admitía "números uno". El éxito era su única razón para vivir y trabajar. Sin embargo en sus comienzos había sido hippie, consumidor de LSD, vivido en comuna y viajado a la India; nunca se graduó en la Universidad y en su juventud había tenido una hija que tardó tiempo en reconocer. De esta época conservó su afición por la música moderna, su aspecto externo descuidado y sobre todo una obsesión por el ayuno y la alimentación vegetariana que no le ayudó para nada durante su última enfermedad. La necesidad de ejercer el control sobre todas las cosas hizo que desde que se le detectara un cáncer hasta que autorizó para ser operado pasaran nueve meses, tiempo suficiente para que el cáncer se hubiera extendido. Trabajó sin descanso hasta sus últimos momentos, entre otros en la preparación de esta biografía que sin embargo no deseó leer. A pesar de sus más de setecientas páginas la obra se lee con el interés de una novela. El hecho de que Isaacson haya contado con los testimonios sobre Jobs de colaboradores y adversarios constituye una prueba de que era respetado. Hay que citar especialmente a su más conocido competidor, Bill Gates, que nunca se había cansado de decir que Jobs era sólo un vendedor y no un informático. Alguien que desde la nada y empezando a la cola de sus competidores se había hecho con un quince por ciento del mercado mundial no era cualquier tipo de vendedor. La figura que queda más en oscuridad en esta biografía es la de Steve Wozniak, promotor del éxito de Jobs con la creación del circuito informático bautizado como "apple" que dio nombre a la empresa. Ya hemos dicho que Wozniak no tenía la ambición y aptitudes de Jobs. Pronto se apartó de la carrera meteórica de su compañero, permaneció en la empresa que había contribuido a crear como un ingeniero informático más y terminó abandonándola. Era imposible seguir el ritmo de Jobs cuando no se tenían las mismas motivaciones que él. Muy buen libro y muy didáctico, aunque Jobs no sea un modelo a imitar en todos los aspectos de su compleja personalidad.