Un lugar llamado libertad

La novela está ambientada a finales del siglo XVIII en distintos escenarios: Escocia, Londres y la colonia británica de Virginia, en América del Norte. Su protagonista es Malachi McAsh "Mack", un minero del carbón que ha llegado a Londres escapando del dueño de la mina, sir Geofrey Jamisson.

La contrafigura de Mack es Jay, el hijo menor de sir Geofrey, jugador y manirroto, al que su padre envía a América a hacerse cargo de una plantación de tabaco arruinada. En Virginia, Jay tendrá que enfrentarse nuevamente con Mack, al que un tribunal ha deportado a la colonia.

"Un lugar llamado libertad" es precisamente América, y eso es lo que el protagonista busca, su libertad respecto de los propietarios; libertad que encuentra en ese continente.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1996
444
978-84-226-5712-0
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Lo mejor de la novela es su ambientación en las minas de carbón escocesas, en Londres o en las colonias británicas de América del norte. Sin embargo, esta ambientación no es original, ya que parecidas descripciones las podemos encontrar en autores como Dickens o Deföe o R.L.Stevenson. La multiplicación de escenarios es también lo peor de la novela, ya que rompe su unidad, de forma que podríamos considerarla como historias sucesivas con los mismos personajes.

Follett multiplica los personajes sin necesidad. Estos se encuentran duplicados, ya sean los protagonistas Mack y Jay; las figuras femeninas Lizzie, Cora y la pequeña Peg; las madres son Alicia y la viuda Halim, y los crueles propietarios sir Geofrey y su hijo Geofrey. El autor crea estos personajes, aunque luego los abandona sin sacarles todo el jugo que podría obtener de ellos.

El lector comienza simpatizando con el joven Jay, el hijo menor de sir Geofrey, al que éste ha desheredado en favor de su hermano, pero a continuación le encuentra convertido en un villano y maltratador de su esposa, Lizzzie. También se otrorga un papel excesivo a Lennox, un tabernero de Londres al que el autor traslada al Nuevo Mundo y que compite con Jay en maldad. Por último, se incorporan al texto, sin necesidad, escenas de sexo explícito que chocan con la ambientación dieciochesca de la novela.

Novela de entretenimiento, que denuncia los excesos de determinados propietarios en el siglo XVIII.