Una heredera de Barcelona

En la Barcelona de 1920 un joven abogado bien relacionado parece tener todas las cartas para saber qué se está cociendo en una ciudad a punto de reventar por las costuras: una cabaretera agredida que no cuenta todo lo que sabe; un líder anarquista que vacila entre el pactismo y la violencia; un general llegado a Barcelona para restituir el orden al precio que sea; y una bella, culta y decidida condesa que es también su confi dente... De la mano de Vilar avanzamos por un laberinto que nos lleva de las grutas de los miserables en Montjuïc a las fiestas de alta sociedad en los jardines de Horta; del Paralelo canalla y peligroso a los despachos policiales donde se urde la represión. Mientras la misma ciudad roza su cénit y se asoma al abismo, también Pablo teme que su juventud se esfume con el vendaval que se avecina.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2010
318
978-84-233-4224-2

Buena edición de la colección Áncora y Delfín de Destino en su n.º 1173.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

3
3
Género: 

Comentarios

Imagen de Ran

Estoy de acuerdo en todo cuanto afirma cattus en su reseña. La obra narra una historia bien novelada, que mantiene la atención hasta el final.
Escrita con corrección y estilo ágil, plasma el ambiente social de Barcelona en el primer tercio del siglo XX, inmersa en el ambiente social y político de España, y puede que su historia tenga valor testimonial.

Imagen de cattus

Interesante historia novelada, a partir de unos papeles del abuelo del autor, abogado que vivió los años de prosperidad industrial y cultural de Barcelona y de lucha entre los anarquistas y las autoridades de principios del siglo pasado. Radiografía de la ciudad y de las diversas capas sociales. Escrita en primera persona, con cierta dosis de intriga, con afán de objetividad y un estilo periodístico, ágil, bastante cuidado. El protagonista es monárquico, creyente y comprometido con la vida social y política de la ciudad y de España.