Vesania

A finales del siglo xix, en una pequeña aldea belga llamada Woesten, la joven Elisabeth sueña con desplegar las alas para echar a volar por su cuenta, pero al descubrir que se ha quedado embarazada se ve forzada a casarse. Ocho meses después dará a luz a sus gemelos, el hermoso Valentijn y una criatura terriblemente malformada a la que su padre, el doctor Guillaume, se negará siquiera a dar nombre. La llegada de la guerra en 1914 no será la única tragedia que se cernerá sobre la tranquila aldea flamenca. Vesania, la primera novela de Kris Van Steenberge, es una imponente narración contada desde los distintos puntos de vista de sus cuatro protagonistas: Elisabeth, Guillaume, Valentijn y el Innominado, escrita con una elegancia y una maestría dignas de un escritor consagrado.

La azarosa vida de una familia belga contada desde distintas ópticas por el matrimonio y sus hijos, antes y durante la Gran Guerra.

 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
410
978-84-17346-93

Edición cuidada, como es propio de Acantilado, con buena traducción del neerlandés de Gonzalo Fernández Gómez. 

 

Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de cattus

Con esta novela, cuyo título original es Woesten, el nombre del pueblo en el que transcurre buena parte de la trama, el autor obtuvo, en 2014, el Bronzen Uil, a la mejor primera novela en neerlandés. El texo tiene calidad literaria, la historia, inspirada en parte en los recuerdos del abuelo del autor y contada por los cuatro mienbros de la familia protagonista (los padres y los dos hijos), interesa al lector, está llena de tensión y no se completa hasta el final, como en un puzle, puesto que cada protagonista aporta nueva información y nuevos enfoques sobre lo sucedido entre finales del siglo XIX y el final de la Gran Guerra en la aldea flamenca en la que viven. Un relato muy duro, trágico, lleno de pasiones descontroladas, con un caso de pederastia del sacerdote del pueblo, varios asesinatos... Solo en la abadía en la que el hijo deforme pasa varios años hay paz y sosiego, Con la llegada de la guerra, la situación aún se hace más dramática. Los personajes están bien perfilados, pero se destacan sobre todo los defectos, las paranoias, las secuelas del mal... Por esto, a pesar de la calidad literaria, la novela deja en el lector un regusto amargo, poco esperanzador e ilusionante sobre la existencia humana.