Volverás a Región

Algunos recuerdos del autor sobre la infancia durante la Guerra Civil, en un lugar al que denomina Región.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1993
315
84-473-0204-0

Original de 1967.

Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Simultáneamente con la publicación en Buenos Aires de "Cien años de soledad" ve la luz en España ésta novela, primera de su autor. Se trata en ambos casos de un camino nuevo para la literatura en castellano, en el que el argumento es circunstancial, etéreo. Lo que importa son las palabras; quizá las imágenes; es posible que las emociones.

En "Volverás a Región" el telón de fondo es la Guerra Civil en una localidad con ese nombre: Región. El lugar está situado a mil y pico metros de altitud y se trata de un lugar agreste y frío; en decadencia. El autor lo describe con detalle, y se supone que en él han prevalecido los republicanos. Mientras tanto en el pueblo vecino, Macerta, dominan los nacionales. Entre uno y otro se alza la Sierra.

El autor nos ofrece algunas imágenes no hiladas entre sí. Comienza con un niño que ha sido dejado por su madre al cuidado de una vieja sirvienta; cuando ésta fallezca pasará a casa del médico. Se nos habla de una mujer, hija de un guardabarreras del ferrocarril, a quien un vecino ha pedido en matrimonio. Una vez que están casados el marido desaparece, dejando a la esposa el cuidado de su madre. El autor recuerda a un encargado de Correos que vive dominado por su esposa y hace confidencias al hijo mayor. Son imágenes de ausencias que, de algún modo, recuerdan la ausencia del padre del autor, fusilado al comienzo de la Guerra.

Hasta aquí encontramos emociones inteligibles, aunque desordenadas, y un estilo razonablemente hermoso. Párrafos larguísimos, pero que el lector puede seguir. Se omiten algunas comas. A partir de un momento parece como si el autor hubiera perdido el hilo de sus múltiples recuerdos y comienzan los diálogos, no se sabe si reales o imaginados. El relato, si es que hubo relato, deja de serlo y queda reducido a palabras sin sentido y sin emoción. Si la primera parte de la novela ha tenido un cierto atractivo, después lo pierde.