Camino. Edición crítico-histórica

Esta tercera edición crítico-histórica de Camino, preparada en intenso diálogo con los lectores de las dos anteriores, ha supuesto un aumento de unas cincuenta páginas. Puede considerarse la culminación del trabajo científico del profesor Pedro Rodríguez en torno al célebre libro de San Josemaría

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
1288

3ª Edición, ampliada

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Hay muchas razones para agradecer la edición crítico-histórica de Camino, realizada por Pedro Rodríguez para el Instituto Histórico José María Escrivá; al final me referiré a ellas. El volumen contiene: I. Una introducción general de carácter histórico. II. Texto de Camino y comentario crítico-histórico a cada uno de sus puntos. III. Apéndices. IV. Anexos. La Introducción general narra la génesis de Camino. Lejos de resultar “fatigosa”, como sugiere Pedro Rodríguez, merecería una edición por separado. Las fuentes documentales de Camino son tres: A) Los Apuntes íntimos de San Josemaría Escrivá, de los que se conservan total o parcialmente ocho cuadernos redactados entre 1930 y 1938. B) Apuntes que había utilizado para la predicación. C) Consideraciones surgidas de las cartas que don Josemaría escribía durante la etapa de Burgos, en la guerra civil, a los jóvenes que trataba y que se encontraban dispersos en los frentes de batalla o incluso descolgados en la zona republicana, así como de las contestaciones de estos. Volviendo hacia atrás, todavía en Madrid, en 1932 y 1933 el autor había elaborado a ciclostil una serie de consideraciones o consejos espirituales para la formación de los jóvenes que le acompañaban; estaban tomados de sus apuntes íntimos. En 1934 se realiza ya una edición impresa, en Cuenca, con el título de “Consideraciones espirituales” y que contiene 440 reflexiones o consejos. Por fin, entre 1938 y 1939, en Burgos, el autor se decide a dar el empujón final al libro: Amplía el número de puntos hasta 999, reordena la distribución por materias y le da el título definitivo: “Camino”. La primera edición se realiza en Valencia en 1939, ya terminada la contienda. El estudio crítico e histórico que realiza don Pedro Rodríguez consiste en buscar para cada punto de Camino, entre los documentos que se han conservado de su autor, aquellos de los que extrajo las consideraciones espirituales, datarlas en la medida de lo posible, ver en qué contexto se escribieron y las modificaciones que realizó el autor para su publicación. También señala las citas explícitas o implícitas de las Sagradas Escrituras, de los Padres de la Iglesia y autores espirituales. Las cartas las da integras en los casos en que se han conservado. En los Anexos se reproducen los Fascículos a velógrafo de 1932 y 1933, a los que nos hemos referido antes, y el texto de “Consideraciones espirituales” de 1934. En ambos casos se señalan los cambios que se van a producir cuando el autor los incorpore a Camino. Es un consuelo para el que lee o medita los puntos de Camino en esta edición, comprobar por los Apuntes íntimos como el autor ya se había aplicado los consejos a sí mismo antes de ponerlos en manos del lector. También da alegría leer las cartas que escribía o recibía de los jóvenes y ver la madurez y responsabilidad que San Josemaría les inculcaba y que ellos iban adquiriendo. Ellos fueron verdaderamente cofundadores del Opus Dei, como les diría después el fundador. En conclusión, se trata de un libro muy atractivo y para leer despacio, ya que no creo que se puedan dedicar más de una o dos horas diarias a su lectura. Se da por supuesto que el lector ya conoce Camino antes de acudir a la edición crítico-histórica.