Campeones de la libertad

Miembro del Centro Diego de Covarrubias, León Gómez Rivas compila en este volumen reseñas, meditaciones y recapitulaciones de diversos congresos, publicaciones o presentaciones ligadas al pensamiento escolástico español. Por tanto, podríamos decir que Campeones de la libertad es un muestrario preciso del lugar que ocupan, en pleno siglo XXI, algunos de los más grandes pensadores españoles del XVI.

Descubridores de la única Teoría Monetaria digna de tal nombre —la teoría cuantitativa del dinero y los precios—, así como poseedores de una clarividente mirada sobre el análisis económico y la filosofía política, las ideas Juan de Mariana, Diego de Covarrubias, Francisco de Vitoria o Francisco Suárez aparecen revitalizadas en las presentes páginas.

Los maestros de la segunda escolástica.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
241
9788472097599
Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.5
Average: 2.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

2
3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Gómez Rivas es profesor de Etica y Pensamiento Económico en la Universidad Europea de Madrid, miembro del Centro Diego de Covarrubias, del Instituto Juan de Mariana y de otros laboratorios de ideas que buscan conjugar cristianismo, economía y libertad. Los textos reunidos en este volumen habían sido publicados previamente en la web del Instituto Juan de Mariana.

Los tres primeros capítulos se refieren a lo que el autor denomina Segunda Escolástica Española, aunque yo prefiero utlizar el más tradicional de Escuela de Teología de Salamanca o simplemente Escuela de Salamanca. Estuvo integrada por teólogos que impartieron sus lecciones en los siglos XVI y XVII. Su pensamiento fue fecundo y sus publicaciones trascendieron las fronteras hasta Centroeuropa, Inglaterra y América.

La tesis del autor es que los salmanticenses mantenían ideas democráticas, en contraposición con los pensadores ingleses de la época, obligados a apoyar la monarquía de los Tudor, o las tesis de Maquiavelo, centradas en el ejercicio y conservación del poder. Por el contrario, el autor cita al jesuita Francisco Suarez, cuando dice que "toda potestad [o poder político] procede de Dios a través del consentimiento del pueblo". Recuerda que otro maestro de Salamanca, Juán de Mariana, fue encarcelado por la Inquisición al denunciar que la devaluación de la moneda ordenada por los ministros de Felipe III constituía un impuesto ilegal, al no haber sido autorizado por las Cortes.

En los capítulos IV y V el autor relaciona la economía con la moral y la antropología cristianas: "Un juicio moral a la economía -escribe- debe apuntar al modelo antropológico en el que se sustenta" (pág.152). Resulta evidente que un modelo estatatalista, socialdemócrata o liberal parten de distintas concepciones del hombre, la sociedad y el poder. Podemos extraer del libro citas jugosísimas a este respecto. Por ejemplo Pérez-Soba denuncia "la esquizofrenia de nuestra sociedad, que no quiere hablar de moral pero se queja contínuamente de los comportamientos poco éticos" (pág. 165).

Por el contrario, el profesor Martin Rhonheimer señala cómo la Escuela de Friburgo busca la "unión de economía, antropología, ética y filosofía moral"  (pág.208). El profesor Rodríguez Braun insiste en "la vuelta a la responsabilidad personal como método más eficiente de cohesión social" (pág.153). Y Ferrandis llega a la arriesgadísima e impopular conclusión según la cual "la pobreza de una mayoría social no se debe a la riqueza [legalmente adquirida] de unos pocos" (pág.188). Con ello pretende defender la vocación empresarial como un servicio a la sociedad.

En conclusión, "Campeones de la libertad" es un volumen informativo sobre estudios, simposios y conferencias acerca de la Escuela de Salamanca, en sus manifestaciones políticas y económicas. El autor mantiene que ésta influyó posteriormente en escuelas de pensamiento económico de tendencia liberal. Resulta obvio señalar que el liberalismo, llevado hasta el extremo, incurre en el ridículo. Así por ejemplo cuando niega la necesidad de que la actividad económica preserve la naturaleza y el medio ambiente. El mismo título de "Campeones de la libertad" ya supone una desmesura.

Para lectores interesados.

Imagen de aita

Interesante exposición de los principios teológicos de Francisco de Vitoria y sus discípulos. Leer artículo >>