Causa justa

Un desconocido entra en el edificio del mayor bufete de abogados, secuestra a nueve de ellos que estan reunidos pero no les amenaza ni les pide nada.
En un descuido, al abrir la puerta, las fuerzas especiales le vuelan la cabeza.
Para ocho abogados ha sido una mala experiencia y nada más , pero el noveno quiere respuestas e investiga. Se mete en el ambiente de los sin techo, en el submundo de la pobreza.
Todo parece estar ligado a un deshaucio que ilegalmente hiza su bufete

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
473
Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.5
Average: 2.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

2
3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Si en su novela más conocida, “La tapadera”, John Grisham trata sobre una firma de abogados que trabaja para la Mafia, en “Causa justa” el autor continúa dentro del mundo jurídico y de las grandes firmas de abogados para hablarnos, esta vez, de los desheredados y los “sin techo” ante la especulación inmobiliaria. Michael Brock va camino de ganar un millón de dólares anuales en la firma para la que trabaja, cuando, sin desearlo, se tiene que enfrentar con la realidad de los “sin techo” en la ciudad de Washington. En una situación personal de crisis decide abandonar la empresa para prestar sus servicios en un gabinete jurídico gratuito para los que viven en la calle. La novela tendría mucho más interés si contase con la mitad de páginas, pero tal como está ahora la tentación de abandonarla es permanente. Aproximadamente hasta la mitad del libro no empieza a transcurrir la acción y aún desde ahí hay que seleccionar. Grisham desarrolla la tesis de que las dos profesiones que debían ser más altruistas, el Derecho y la Medicina, son en realidad las más metalizadas y en las que el éxito se mide más por los logros económicos. En “La tapadera” ya nos había explicado que los grandes abogados facturan por horas a sus clientes siempre que estén trabajando en su asunto: sea que hablen por teléfono, coman con el cliente o simplemente estén en el baño reflexionando sobre cómo dar una mejor solución jurídica al asunto planteado. En “Causa justa” denuncia la práctica de cobrar un porcentaje de las indemnizaciones que consiguen para sus clientes que puede llegar hasta el cincuenta por ciento. Por último, todos los gastos en los que incurre el abogado mientras trabaja, ya sea tomar un taxi o comer en un restaurante, le serán facturados a alguien. Con ese panorama los desheredados nunca podrán acudir a un abogado y éstos tenderán a trabajar para las grandes empresas que son, precisamente, quienes tienden a desconocer los derechos del ciudadano sin recursos. Queda claro que resulta imposible mantener un matrimonio cuando uno de los cónyuges trabaja por horas y está obligado, para progresar en la empresa, a facturar el mayor número posible de horas semanales. En fin Grisham pone de relieve lo fácil que resulta para determinados colectivos quedarse sin vivienda: veteranos de guerra, madres solteras o abandonadas, alcohólicos y drogadictos; la especulación inmobiliaria que se ha producido en los Estados Unidos – y no sólo en los Estados Unidos- en las últimas décadas, ha puesto los alquileres fuera del alcance de cualquier persona con unos ingresos escasos o irregulares. Ya hemos señalado como la escritura de Grisham es buena, pero la novela resulta pesada. Unas tesis tan interesantes como las que defiende el autor merecían una novela mejor desarrollada.

Imagen de Rubito

Intermedio entre la novela policiaca y la de denuncia social, tirando mas bien a lo primero.
A lo largo de la obra se recorre de forma exhaustiva la vida de los sin techo y de la pobreza extrema en la gran ciudad.
El abogado-investigador queda conmovido al enfrentar el submudo en el que se ha metido con la dureza de corazón de su ex-empresa lo cual le motiva aún mas en su nueva actividad.
El fondo de la obra es bueno, tambien el protagonista. Sin embargo se le puede poner un pequeño "pero": las descripciones de cualquier trivialidad son exhaustivas y enorme la cantidad de párrafos innecesarios, situación a la que se enfrentan los autores de este tipo de obras ya que es necesario presentar un gran tamaño de lomo para que sea adecuado al precio de mercado.
Demasiadas páginas para tan poco tema.
En su favor hay que decir, además de su afán de denuncia, que se le supone, el que la obra está escrita con limpieza.
Es adecuada para lectores noveles.