Cinco minutos más

«El tiempo, qué cosa más curiosa. Papá habla mucho de ese tema. Pero creo que yo sé más del tiempo que él...».

Los niños tienen un concepto del tiempo muy diferente al de los adultos. Para ellos el tiempo no existe, solo existe la diversión. Pero los adultos, con sus prisas para todo y sus mil quehaceres, no se ocupan de «disfrutar» ese tiempo como los niños. Nunca tenemos tiempo para nada: para jugar, divertirnos, compartir... ¡para vivir!

Este es posiblemente el libro más hermoso y profundo de Marta Altés, una de las autoras de álbum infantil de más éxito internacional, traducida a más de 25 idiomas. Sus álbumes van camino de convertirse en clásicos de la literatura infantil. El tiempo lo dirá, pero de momento, ¡disfrutémoslos!

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
32
978-84-17552-09-1

Texto e ilustraciones de la autora

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4

Comentarios

Imagen de amd

Precioso álbum ilustrado sobre una familia de zorritos y el valor del tiempo en su vida cotidiana. Como en los cuentos tradicionales, la familia de animales está personificada y la forman un papá y dos zorritos pequeños. El mayor de los hermanos será el encargado de contar esta historia en primera persona, explicando su concepto de tiempo desde la perspectiva infantil que dista mucho del punto de vista de los adultos. Porque su papá habla mucho de este tema, se pasa el día alterado, corriendo de unas actividades a otras, y siempre dice: “No tenemos tiempo”. Pero los niños prefieren saltar en los charcos, observar a los pájaros, hacer nuevos amigos, quedarse más rato en una divertida fiesta de cumpleaños, o alargar la hora de los cuentos por la noche.

La escritora e ilustradora Marta Altés ha creado una divertida y, a la vez, profunda historia familiar para reflexionar sobre el uso y la distribución que hacemos de nuestro tiempo en la vida diaria. Porque, si nos divertimos, el tiempo pasa deprisa; pero, cuando nos aburrimos o estamos esperando, los minutos parecen horas. Según afirma la autora, tardó bastante en escribir este cuento hasta que se fraguó poco a poco el mensaje que claramente deseaba transmitir: “lo importante es poder compartir el tiempo con quien quieres”.

Marta Altés, tras varios años de formación, se decidió por el formato del álbum ilustrado para sus obras porque tiene muchas posibilidades de expresión: los textos cuentan una historia, y luego las imágenes acompañan al texto y narran sus propias historias, grandes y pequeñas. Por ejemplo, en este álbum no hay mamá, y el papá se encarga de la casa, de los niños, de su trabajo, etc. En la casa hay un cierto desorden, plantas y tostadas en la mesa del desayuno, ropa y zapatos por el suelo, dibujos en las paredes: de todo ello, se pueden hacer varias lecturas con los niños. En conjunto, se presenta una hermosa obra con preciosas ilustraciones, a doble página, de colores  intensos y llamativos, donde los personajes entrañables,  divertidos, sorprendidos, aburridos, alterados, nos recuerdan el día a día de todos nosotros.