Diagnóstico: cáncer

Mariam, abogada de 37 años, es la mayor de los cinco hijos de Adolfo Suárez y Amparo Illana. En 1988 se casó con el economista Fernando Romero, con quien se trasladó a Nueva York durante un año. A su regreso a Madrid, Mariam trabajó en el bufete de su padre y, en 1990, tuvo una niña, llamada Alejandra. En 1993, embarazada de su segundo hijo, Fernando, le fue detectado un cáncer de mama que, además --aunque ella no lo supo hasta años después-- se había extendido al pulmón, cerebro e hígado. Su historia, desde sus primeras sesiones de quimioterapia suave para no afectar al bebé que esperaba hasta su última operación el pasado mes de marzo, es la base de un libro de 200 páginas, prologadas por Adolfo Suárez, quien en los últimos años se dedica en cuerpo y alma al cuidado, primero de su hija mayor y, posteriormente de su mujer, Amparo Illana, a quien también le fue detectado un cáncer y que en la actualidad se recupera, en la casa que el matrimonio posee en Palma de Mallorca, de un derrame cerebral que le ha inmovilizado la parte izquierda de su cuerpo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2000
233
2003
235
978-84-9759-786

Subtítulo: Mi lucha por la vida

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.25
Average: 3.3 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Un relato sobre la enfermedad de la autora, a la que, a los veintinueve años, cuando ya tenía una hija y estaba embarazada del segundo, le es detectado un cáncer de mama con metástasis. En un principio las médicos calculan una esperanza de vida solo de días, aunque luego sobrevivió varios años. Destacan su espíritu de lucha y el apoyo familiar y médico, los cuales permiten a la enferma superar esta etapa y dar a luz al hijo que espera.

Durante todo el proceso de la enfermedad, con metástasis y recaídas, la autora manifiesta su alegría y optimismo, que sirve de testimonio para otros enfermos con la misma dolencia. En ocasiones flaquea y se pregunta por qué le ha tenido que ocurrir esto a ella. No obstante pone de manifiesto su fe cristiana y afirma que la enfermedad le ha hecho más fuerte. Su objetivo en esta etapa de su vida será únicamente ver crecer a sus hijos.

Imagen de cdl

La hija del Adolfo Suárez no abortó a pesar del cáncer
Reconocimiento público tributado por la esposa de José María Aznar.
MADRID, 7 marzo 2001 «La familia sigue siendo la mejor institución para el desarrollo de la persona; además ha sido capaz de paliar muchos problemas sociales que se han ido produciendo a lo largo de la historia». Estas fueron las palabras de Ana Botella, esposa del presidente del gobierno español, José María Aznar, el pasado 5 de marzo de 2001, durante la entrega del premio anual de la ONG «Acción Familiar», en Madrid.
Este año, dicho premio ha sido concedido a Marián Suárez, hija del ex presidente del gobierno, Adolfo Suárez, por su testimonio valiente en favor de la vida y de la familia.
Esta mujer, enferma de cáncer y embarazada, antepuso la vida de su hijo a la suya propia. Así, prefirió no recibir ciertos tratamientos contra su enfermedad que podrían haber acabado con la vida de su hijo.
Actualmente, en España, el aborto está despenalizado en tres supuestos: si el feto presenta malformaciones, si el embarazo es fruto de una violación y, por último, si existe riesgo para la salud física o psíquica de la madre. Y, en cambio, Marián Suárez decidió apostar por la vida de su hijo.
«En una época en la que, sin duda, se caracteriza por el egoísmo, Marian Suárez, cuando se enteró de que estaba enferma y esperando un hijo optó por la vida» dijo en el acto de reconocimiento Ana Botella.
«Ha sido un testimonio admirable, con el que se ha ganado la admiración de todos los españoles --añadió--. Y, además, este testimonio servirá de ejemplo para otras muchas personas que se encontrarán en situaciones parecidas a ella».
Actualmente, en España se realizan al año más de 50.000 abortos y, con este premio, la ONG «Acción Familar» pretende reconocer testimonios positivos a favor de la vida y de la familia.
Al mismo acto, celebrado en la sede oficial de la empresa Altadis, acudieron la Infanta doña Pilar de Borbón y doña Pilar del Castillo, ministra de Educación y de Cultura.
«Acción Familiar» es una organización no gubernamental cuyo objetivo es lograr el reconocimiento social del valor de la familia a través de acciones positivas, especialmente enfocadas a la ayuda directa, a la formación y al logro de leyes que favorezcan una cultura de promoción y apoyo a esta institución.

Imagen de mahassan

He leído "Diágnostico:cáncer", y me ha parecido un libro asombroso, en el que Mariam Suárez nos describe con minuciosidad su enfermedad.
Puede parecernos un libro duro, pero personalmente, más que duro me ha parecido realista. Pienso que éste relato nos puede ayudar a dar la verdadera importancia que tienen algunas cosas y no dejarnos llevar por tonterías, también nos puede ayudar a comprender a los demás y especialmente a volcarnos con las personas enfermas que tengamos a nuestro alrededor.
Creo que el de Mariam es un testimonio, que nos puede aportar muchas cosas, una de ellas es no mirarnos tanto "nuestro propio ombligo", y darnos a los demás por entero, tanto si estamos enfermos, como si no lo estamos, la gente necesita de nosotros. Si estamos enfermos y nos damos a los demás, ya se encargará Alguien de cuidarnos a nosotros.

Imagen de acabrero

El tema del dolor y de la enfermedad es siempre delicado. Es difícil entender qué sentido pueda tener en nuestra vida. En este libro nos encontramos con una persona de una fuerte personalidad que nos relata, con bastante detalle, cual ha sido su lucha con una enfermedad grave y, muchas veces, incurable como es el cáncer. Habrá personas incapaces de leer un libro así por los muchos detalles de cosas duras que supone describir estas situaciones, pero la realidad es que para muchos, un libro de este tipo es un canto a la esperanza. Todo lo que nos cuenta la autora (hija de Adolfo Suárez, y por lo tanto en una situación personal algo especial) es optimista. Se respira la dureza de la enfermedad junto con la alegría de la vida. Queda también patente que esa alegría es posible porque detrás hay un sentido de la vida que le lleva a lo trascendente. Lo recomendaríamos a personas adultas, por la dureza que entraña el relato de la enfermedad, y nos parece que es un libro que necesita mucha gente, un libro muy acertado en la sociedad en la que vivimos.