Diálogos

Platón, discípulo de Sócrates y maestro de Aristóteles, es una de las figuras más sobresalientes de la filosofía clásica. Su obra está compuesta por más de treinta títulos presentados en forma de Diálogos, en su mayor parte con su maestro Sócrates. En ella opone, al mundo de los fenómenos, el de las ideas, a las que considera eternos e inmutables arquetipos de una realidad superior.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1990
1715

Se trata de la única edición castellana de las obras completas. Tanto en Gredos como en Estudios Políticos su obra, mejor traducida, aparece algo fragmentada. Se trata de una edición para no-especialistas.

2002
0

Estuche de 9 volúmnes. Estos nueve volúmenes abarcan la obra completa de Platón, desde la época de juventud (Apología, Ion, Critón, Protágoras, etc), hasta su madurez (República, Banquete, Leyes, etc.); incluyen también, por tanto, los Diálogos apócrifos y dudosos, así como las cartas. En la presentación de los Diálogos se ha seguido la ordenación cronológica, útil para advertir la evolución del pensamiento del filósofo ateniense, y la traducción conjuga la fidelidad al texto con el rigor en los términos.

Valoración CDL
4
Valoración Socios
4
Average: 4 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de conpriego

Evidentemente hacer una reseña de la obra de Platón es como intentar extraer la quintaesencia de la cultura occidental en sus orígienes. En todo caso, es sin duda imposible hacerse cargo de los problemas que nos rodean, del modo como nos rodean, sin conocer la Platón. No es que haya que ser platónico, es que puso el dedo en la "pupa", de un modo que es el que nos resulta, ahora, connatural. Aconsejo comenzar por: la "Apología" -o defensa de Sócrates-, y no dejar la trilogía: "Fedón" -o del alma- "Fedro" -o de la belleza- y "Banquete" -o del amor-. Como véis son temas de siempre. Si te enganchas, puedes seguir con la amistad (Lisis), el valor (Laques), la retótica (Gorgias), la ciencia (Teeteto)... o la política (La república).
Si no se conoce le puede pasar a uno como a Descartes, que, creyendo que inventaba algo, repitió una frase de S.Agustín (el famoso "cogito, ergo sum"), o pensar que los profundos son los budas y sus primos... cuando no conocemos las propuestas que constituyen nuestras raices en el pensar.
Es el padre de la búsqueda de la verdad (con una honradez de la que muchos carecen) ¿Te animas?