El alcalde de Zalamea

Las tropas , camino de Portugal, se alojan en un pueblo de Badajoz. El capitán de esas tropas rapta y deshonra a la hija de un villano —Pedro Crespo— que, casualmente, ha sido nombrado alcalde en esos días. Pedro Crespo ajusticia al capitán para sanar su honra, sin permitir que lo haga la justicia militar a quien correspondía el caso. Felipe II da por buena la sentencia que acertó en lo principal.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
240
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: