El árbol del jengibre

En 1903, una joven escocesa llamada Mary Mackenzie zarpa hacia China para contraer matrimonio con su prometido, un agregado militar británico en Pekín. Pero poco después de su llegada, Mary se entrega en los brazos de un noble japonés, un romance que escandaliza a los europeos residentes en el país. Sus compatriotas deciden expulsarla de la comunidad y separarla de su pequeña hija. Abandonada y sola, Mary aprende a sobrevivir durante los más de cuarenta tumultuosos años que permanece en Asia.
Auténtica proeza aclamada en todo el mundo, El árbol del jengibre es una fascinante odisea que demuestra la fuerza y voluntad de una mujer ante los avatares de la vida. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2021
446
978-84-18128-31-8

Traducción de Montserrat Triviño González

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Novela muy interesante sobre la vida en China y Japón en las primeras décadas del siglo XX. Así, la trama comienza en enero de 1903 con el viaje de la protagonista desde Edimburgo hacia China, lugar donde va a contraer matrimonio con su prometido Richard, caballero militar, hijo de una distinguida familia inglesa. Después de una tortuosa travesía de varias semanas, la protagonista, Mary Mackenzie, que acaba de cumplir veinte años, llega a Pekín para su boda.  Probablemente, se puede considerar una unión pactada, de conveniencia, en la que apenas se conocen ambos cónyuges. Por ello, a pesar de haber tenido una hija, de mantener una relación conyugal estable y de tener una buena posición social, Mary acaba en los brazos de un conde japonés, Kentaro Kurihama, casado y padre de cuatro hijos. Su conducta inmoral y pública le traerá nefastas y amargas consecuencias que marcarán toda su vida, consecuencias que ella aceptará como única responsable del gran error que ha cometido.

En el relato destaca, en primer lugar, el punto de vista y la forma narrativa, ya que está escrito en primera persona por la protagonista a través de un diario y de un conjunto de cartas dirigidas a su madre y a algunas amigas. De esta manera, Mary puede expresar sus pensamientos, sus sentimientos más profundos, sus emociones y hacer apreciaciones personales y subjetivas sobre lugares, personajes, situaciones, descripciones de países lejanos, extraños y desconocidos. Porque, al margen de la azarosa vida personal de Mary, en la novela destacan sus comentarios atrayentes y llamativos sobre las costumbres orientales, las diferencias muy marcadas entre las clases sociales, las descripciones de las ciudades, calles, casas, comidas, vestidos, lenguaje, “los extraños sonidos de una ciudad oriental”. Mary es protagonista y testigo de una realidad desconocida en occidente, es como el “árbol del jengibre”, una planta invasora que crece despacio: que un jardinero oriental quisiera talar, pero no se atreve a tocarla.

Y, en segundo lugar, la acción de la novela se cierra en 1942, y hasta ese momento en el relato se ha hablado de muchos hechos históricos: la rebelión de los bóxeres en China, los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial y sus consecuencias en el lejano oriente, y el momento de máxima crisis durante la Segunda Guerra Mundial. Todo ello está visto desde una perspectiva personal y diferente por el autor Oswald Wynd, que gozó de una formación privilegiada debido a  su situación familiar. Hijo de padres misioneros escoceses, nació en Japón donde estudió y vivió hasta 1932, año en que regresó a Escocia como profesor de la Universidad de Edimburgo. Hablante bilingüe de inglés y japonés, durante la Segunda Guerra Mundial, fue comisionado en el Cuerpo de Inteligencia y enviado a Malasia. Fue capturado por los japoneses y pasó tres años en un campo de prisioneros, donde ejerció como intérprete. Fruto de todas estas experiencias, publicó varias obras y, entre ellas, la más conocida es El árbol del jengibre (de 1977), adaptada como miniserie televisiva por la BBC en 1989: una mirada muy interesante sobre China y Japón, “una de las pocas novelas contemporáneas que consiguen mostrar Japón tal como es” (The Japan Times).