El espíritu del Dios viviente

Romano Guardini, uno de los grandes pensadores cristianos contemporáneos, maestro de muchas generaciones, nos enseña en esta obra de lúcida expresividad, a comprender a Cristo y en Cristo a Dios y a nosotros mismos, porque como dice el autor: Él está en nosotros siempre que nosotros queramos permanecer en él.
Un libro de fe sincera, de profunda humanidad y coherencia, que aporta un aire fresco para la reflexión y el vivir.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1992
0
2005
142
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.5
Average: 3.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de wonderland

La vida del hombre está repleta de misterios y muchas son las fuerzas que la agitan. Una de ellas es la luz, por la que hay que bendecir a Dios. Existen diversas clases de luz: la luz de los cuerpos que proviene del sol o del fuego, nuestros ojos la perciben y ella nos alumbra el camino y posibilita el trabajo; la luz de la inteligencia que ve el sentido de las cosas y las clarifica; y existe también la luz de la belleza. Pero Guardini nos enseña que existe aún otra clase de luz, la que penetra en el espíritu del hombre y que proviene de Dios. Es luz divina, sagrada. Es el aliento de la vida de Dios, terrible y amable al mismo tiempo, indeciblemente extraña, pero íntimamente confidencial.