El fuego invisible

El premio Planeta 2017 tiene los ingredientes como novela moderna para tener éxito. Esta novela no parece malintencionada, aunque sí sea deudora del gnosticismo difundido en la sociedad. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
480
978-84-08-17894

Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos

Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de JOL

El premio Planeta 2017 tiene los ingredientes como novela moderna para tener éxito. Tiene buen ritmo, capítulos cortos que el lector agradece, una pareja -David y Pau- en búsqueda, ambientaciones en lugares de Madrid y Barcelona, y el misterio del Grial que supuestamente proporciona trascendencia y una etérea inmortalidad. Según dice el autor, las fuentes literarias e históricas de la novela están documentadas así como las referencias al grial, quizá para que el lector busque también el fuego invisible. Está bien editada y con grabados para entender el relato.

Desde el principio divulga con acierto algunos conocimientos filológicos y artísticos que pueden enriquecer el lector. Porque considera que la literatura es una búsqueda, salir como peregrinos hacia ese fuego invisible fantástico. El autor parece conocer un fondo cristiano, por ejemplo, al tratar sobre los ángeles y demonios, o el Cáliz utilizado por Jesucristo, que es el ansiado objeto de la trama. Sin embargo, este valor positivo ha quedado diluido en el gnosticismo tan actual, del que advierte la Iglesia a fin de no confundir la fe en Jesucristo con una vaga espiritualidad, nada sobrenatural en sentido cristiano. En esta línea presenta interpretaciones gratuitas sobre la búsqueda del Cáliz o grial por parte de san Juan Pablo II y Benedicto XVI, aunque sólo sea de pasada. El final es inverosímil si bien está bien escrito, y en varios aspectos hay mucha fantasía espiritualista. La novela no parece malintencionada, aunque sí sea deudora de ese gnosticismo que atrae vaposorosamente a muchos sedientos de verdad y de amor auténticos. La novela es de entretenimiento, con algunas aportaciones interesantes, aunque por lo dicho puede confundir a algunos los lectores.