El jaquemart

El jaquemart es una ambiciosa recreación de la Barcelona del siglo XVII, protagonizada por un relojero obstinado en su lucha contra el tiempo, y a la vez un extraordinario ejercicio de estilo de dominio narrativo.
La peste asuela Barcelona en los últimos años del reinado de Felipe IV. Buenaventura Deulocrega, maestro en artes y medicina, llega al hospital de la Santa Cruz dispuesto a trabajar contra la epidemia. Allí conocerá a un personaje enigmático y sabio, Juan de Ameno, un relojero del rey que ha pedido asilo en las cámaras privadas del hospital para concebir lo que será su último proyecto: un jaquemart o autómata de bronce destinado a la torre de horas de la catedral. Buenaventura y Juan de Ameno asisten desde ese extraño refugio a los embates de un presente difícil y amargo, y forjan una extraña amistad parapetados tras una constante recreación del pasado que, en forma de fábula urdida con la sutileza de un mecanismo de relojería, parece salvaguardarles del paso implacable del tiempo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2000
328
1991
280
Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.5
Average: 2.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

Obra de las que este lector llama "circular". Da vueltas y vueltas al mismo tema, como las agujas del reloj de Juan de Ameno. El discurso de la "no trama" lleva a la discusión de si el tiempo pasa y el reloj lo marca o bien es el reloj el que guarda el paso del tiempo. Me recuerda el famoso dilema de quien fué primero, el huevo o la gallina. Obra tediosa, larga, sin tensión, en la que nunca pasa nada, excepto el tiempo. Podría ser que como ensayo, y para muy pensadores, pueda tener algún aliciente pero al lector medio le aburre demasiado, al menos al que escribe esta reseña.