El latido de la tierra

Alira, heredera de la mansión y las tierras que su familia conserva desde hace generaciones, se debate entre mantenerse fiel a sus orígenes o adaptarse a los nuevos tiempos. Cuando cree encontrar la respuesta a sus dudas, una misteriosa desaparición perturba la aparente calma que reinaba en la casa, la única habitada en un pequeño pueblo abandonado. Un guiño del destino la obligará a enfrentarse a su pasado y a cuestionarse cuanto para ella había sido inmutable. A partir de ese momento comenzará a sentir algo para lo que nunca pensó estar preparada: el amor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
464
978-84-08-21428
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Relato romántico con el trasfondo de novela negra tras la desaparición y posible asesinato de uno de los personajes. La trama está ambientada en la época actual (junio de 2018) en Aquilare, un pueblo expropiado y abandonado a partir de los años 70, en el que solamente ha quedado habitada la mansión Elegía. En ella viven Alira y su familia, anclados al pasado, con un sentimiento de pertenencia a este a través de la casa: “Lo fuiste para otros que ya no están; lo eres para mí; lo seguirás siendo para los siguientes: hermosa, sólida, cobijo, sentido, identidad…” (p. 163).

Aunque entre los personajes se alza la figura de Alira, enlazada con fuerza a la mansión, se puede decir que la novela es de protagonista coral, ya que la acción se centra en un grupo de amigos de la infancia que convivirán en la casa hasta que se produce la desaparición de uno de ellos.  Esta relación de amistad, fraguada en el pasado, hace que la narración retroceda en varias ocasiones a los años de su infancia y adolescencia, proporcionando diferentes puntos de vista sobre los hechos dependiendo del personaje en el que centra la rememoración Así, se conocerá que Alira, Irene y Amanda son grandes amigas desde el colegio; pero Irene se acabó casando con César (exnovio de Alira, aunque sigue siendo amigo) y Amanda mantendrá una relación con Adrián (también exnovio de Alira y su único amor).

Finalmente, en la novela se mantienen dos tramas paralelas bien argumentadas y con la proporción justa de intriga a lo largo de la narración: por un lado, la investigación por parte de la Guardia Civil del hallazgo de un cadáver en la mansión, hecho en el que pueden estar involucrados los protagonistas. Y, por otro lado, la repoblación de Aquilare por parte de un grupo variopinto de personas, que desean volver al ámbito rural y darle una nueva vida al pueblo. De hecho, la autora Luz Gabás actualmente reside en Benasque, en las montañas del Pirineo aragonés, que probablemente es también fuente de inspiración para sus novelas.

A pesar del estilo cuidado y de la dosificación de la intriga, el argumento se vuelve retorcido y poco creíble en diversas ocasiones, con un trasfondo de recelo y desconfianza a causa de los triángulos amorosos, el enredo de las relaciones afectivas y la resolución final que da la autora a algunos de los conflictos principales, especialmente, el asesinato.