El pesimismo ilustrado

El optimismo ilustrado se fundamenta en un profundo pesimismo antropológico. El hombre es malo: así lo declaran Hobbes, Locke y Kant. Rousseau atribuye el mal a la sociedad cuando no se organiza bien. Para superarlo se recurre a "fórmulas" científicas con las que organizar el Estado. Pero entonces el hombre, más que salvarse, deja de ser el protagonista de su propia vida.
Para superarlo se recurre a “fórmulas” científicas –el principio de acción y reacción, por ejemplo- con las que organizar el Estado. De este modo la política se convierte en fuente de normas morales y adquiere sentido escatológico.
Pero entonces el hombre, más que salvarse, es salvado por la naturaleza, la providencia inmanente al sistema y el progreso histórico; es decir, deja de ser el protagonista de su propia vida.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
320
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: