El señor de las moscas

Fábula moral acerca de la condición humana, El Señor de las moscas es además un prodigioso relato literario susceptible de lecturas diversas y aun opuestas. Si para unos la parábola que William Golding estructura en torno a la situación límite de una treintena de muchachos solos en una isla desierta representa una ilustración de las tesis que sitúan la agresividad criminal entre los instintos básicos del hombre, para otros constituye una requisitoria moral contra una educación represiva que no hace sino preparar futuras explosiones de barbarie cuando los controles se relajan.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1998
298
1972
236

1ª Ed en 1972:17ª en 1990. Título original:Lord of the Flies. Traducción:Carmen Vergara.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.166668
Average: 3.2 (12 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

12 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Mon

Yo entendí la novela como una alegoría: Golding sitúa a unos niños en la isla en representación de los hombres en el mundo. Los chicos olvidan el rescate como el hombre olvida a Dios. Y sin Dios, sin esperanza en el más allá, los hombres quedamos a merced de la violencia, porque la ley es débil y se impone la tiranía. El final me pareció un acto de fe de Golding. De todas formas, en mi opinión, aunque Golding concluya que no estamos solos, sí que nos considera bastante abandonaditos.

Imagen de enc

Como me pasa en ocasiones, abandoné la lectura cuando me dí cuenta que no entendía la obra. No me enganchó. Supongo que es para listos o gente con más paciencia.

Imagen de mciteli

Varias son las diferentes visiones que esta novela suscita en sus lectores. Fue para mi una buena surpresa descobrir aqui en Brasil este clássico inglés. Lo recomendo a todos que quierem ter una vision mas profunda del ser humano lendo una interessante novela.

Imagen de albion

Suscribo la reseña de acabrero: se trata de una novela sobre la constitución de la sociedad humana plagada de profundos simbolismos, en la que queda al lector la tarea de darles sentido. Vale la pena, aunque sólo fuera porque es extraordinariamente sugerente. Desde mi punto de vista, "El Señor de las Moscas" no se puede no leer.

Imagen de acabrero

La novela, publicada originalmente en 1954 por su autor, que obtuvo el premio Nóbel de Literatura en 1983, cuenta las aventuras de un grupo de niños, únicos supervivientes en una isla desierta a consecuencia de un accidente aéreo, que acaba por dividirse en dos facciones belicosas. La obra constituye una fábula moral acerca de la condición humana, que apunta hacia las pasiones ocultas que anidan en la naturaleza del hombre.
Son infinidad los símbolos que Golding introduce en esta narración. Puede leerse en diversos niveles de interpretación y en todos se sacan lecciones interesantes. El sentido de la caracola, del fuego, de las pinturas con que se disfrazan, de la cabeza del cerdo (El Señor de las moscas) y otros muchos aspectos que sin duda tienen un carácter simbólico para Golding hacen prácticamente necesaria la relectura para llegar al fondo verdadero de la historia. Algunos se quedarán en la historia de unos niños, como puede ocurrir si se ve la película del mismo título, pero la fábula va mucho más allá.