El señor del cero

Debido a su facilidad para el cálculo y al recelo y envidia que esto despierta entre sus ignorantes vecinos. José se ve obligado a abandorar su tierra lo que supone el comienzo de una apasionante aventura. La intolerancia es el principal obstáculo que encuentra el protagonista allá donde va. "El señor del Cero" es una novela histórica de lectura amena. Pero sobre todo, es un hermoso canto a la amistad, sin barreras de religión o ideologías.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2000
153
2016
176
978-84-9122-115
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Comentarios

Imagen de cdl

Se narra la peripecia de José Ben Alvar, un joven mozárabe de la Córdoba califal del siglo X donde conviven las Tres Culturas. Su condición de cristiano no es obstáculo para que José se eduque en la Escuela del Califa, donde destaca por su talento matemático, que le gana el apodo de Sidi Sifrn, «El Señor del Cero». Pero, víctima de envidias, debe huir del Califato hacia los condados catalanes de la Marca Hispánica, refugiándose en el Monasterio de Santa María de Ripoll. Allí, como en el resto de la Europa cristiana, todavía se usa el sistema de numeración romana y se desconoce el Álgebra. José se integra en la vida monástica, dedicándose a la traducción de la obra de Al-Kowarizmi que ha traído consigo. Desde la intolerancia y cerrazón religiosas, algunos juzgan que esos extraños símbolos (las cifras indo-árabes) que José utiliza son signos de herejes y que la gran rapidez de cálculo que permiten ha de deberse a conjuros diabólicos. Por segunda vez, José se verá en peligro, siendo su único «delito» el conocimiento.

Tras su lectura, la obra da pie a ricas sugerencias interdisciplinares para desarrollar con los estudiantes de Secundaria. Por una parte, desde las Matemáticas, la reflexión sobre el avance que supuso la numeración arábigo sobre la romana, así como la resolución de algunos problemas (los que aparecen en la novela y otros clásicos similares) enunciados bajo la forma de poemas orientales. También permite adentrarse en una época de la historia de nuestro país cuyo brillo universal con frecuencia se olvida: el Califato de Córdoba, su refinamiento cultural y poder político. Y al mismo tiempo, en el significado e influencia de los monasterios en la Baja Edad Media, junto a las pugnas de los obispos y condes catalanes por independizarse de los francos del norte. Más allá de la novela, los escolares pueden investigar qué ocurría en su ciudad o en su región en aquel tiempo, a qué mundo cultural y religioso pertenecía, qué huellas han quedado. Muchas sorpresas pueden aguardarles. Aunque, sobre todo, es una obra que abre posibilidades en el terreno ineludible (por acción u omisión) de la educación en valores. Permite, al hilo de una historia lejana en el tiempo, abrir el pensamiento de los escolares sobre cuestiones que siguen hasta hoy vigentes: la intolerancia religiosa frente a la ciencia, la aleatoria condición del «extranjero», la necesidad del diálogo entre culturas, etc.

En definitiva, considero que es una lectura recomendable para nuestros alumnos y su uso didáctico por los profesores de las áreas implicadas puede producir valiosas experiencias. Afortunadamente abundan los títulos de divulgación y pasatiempos matemáticos, pero no así las obras literarias en que las Matemáticas se relacionan con la historia y la vida. Animo a que éstas se divulguen a través de las Recensiones de SUMA. Pueden ser de gran utilidad en nuestra tarea educativa.