El velo pintado

El velo pintado presenta los ambientes exóticos característicos de la novela británica de los años veinte. Londres, Hong Kong y el interior de una China asolada por el cólera, son el marco de las relaciones entre Kitty Garstin, joven de la alta sociedad londinense, su marido, un sabio bacteriólogo socialmente poco brillante, y el superficial Charlie Towsend.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
288
-84-666-4853-0
2011
240
978-84-666-4853
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.454544
Average: 3.5 (11 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

11 valoraciones

3
Género: 
Libro del mes: 
Abril, 2009

Comentarios

Imagen de Azafrán

La relación entre Walter y Kitty, recién casados, sufre el impacto del descubrimiento, por parte de Walter, de la infidelidad de su joven esposa con Charlie, un personaje de gran peso político en la colonia inglesa de Hong Kong.
La juventud busca el éxito rápido, el poder: todo lo que parecía poseer Charlie y que decía estaba dispuesto a poner a los pies de Kitty. Además, físicamente, Charlie lucía una mejor apariencia física.
Cuando Walter descubrió el engaño, Kitty suspiró anhelando el divorcio y su libertad para unirse a Charlie. Pero no era tan fácil: Charlie estaba casado con Dorothy, una mujer que sabía desempeñar su función de esposa de un personaje político importante y que gozaba de la amistad de su esposo, pesa a sus numerosas infidelidades.
Walter, personaje que reúne similitudes muy abultadas con el carácter, nivel intelectual y apariencia física del propio Somerset Maugham, será quien mueva los hilos magistralmente para que Kitty descubra las intenciones reales y egoístas de Charlie. Y Kitty, una vez aclarada la situación en la que el desengaño la deja, no tendrá más salidas que acompañar a Walter al interior de China, en una misión ciertamente peligrosa: la investigación y lucha contra una plaga de cólera desatada en una región remota y de muy difícil acceso.
Ambos descubrirán que “a veces el viaje más largo es la distancia entre dos personas” como reza en la portada del libro. Y así es. Poco a poco Kitty descubrirá el valioso mundo interior de Walter, la bondad de su corazón y su generosidad y en ese viaje se alejará de la concupiscencia que Charlie había desatado en ella. Camino doloroso pero necesario para adquirir la madurez.
Durante su estancia en aquella región, Kitty colaborará con un mermado monasterio. Las monjas que recogían en él a niñas chinas y las atendían y ayudaban a ganarse la vida en la edad adulta, también habían sufrido la fatal epidemia. La visión que el autor, Somerset Maugham, nos ofrece en el libro sobre la monja superiora de ese monasterio es mucho más rica que el superficial personaje que aparece en la película, versión 2006. Se trata de una mujer capaz de expresar su afecto a las niñas huérfanas, entusiasta de su labor y llena de amor de Dios. El personaje de la adaptación al cine parece quedar reducido a una desilusionada monja, enfadada con Dios ante las calamidades a las que intenta poner remedio.
La situación emocional que sorprende al lector o al cinéfilo, será no obstante, la forma en que la joven pareja encaja la debilidad, la infidelidad de la esposa. El viaje interior hacia el encuentro de esas dos vidas.
El paisaje chino, la belleza del mundo oriental, será el marco adecuado para ese descubrimiento.
Quizás el tema secundario que mayor implicación tiene en el desarrollo de la trama principal es la relación superficial de Kitty con sus padres.
Muy adecuado para jóvenes adolescentes de 16 a 18 años y por supuesto para adultos.

Imagen de acabrero

La historia que tratamos es la descripción de un matrimonio fallido, no por una crisis sobrevenida si no por un fallo en el fundamento mismo de la institución. La intención del autor es mostrarnos lo absurdo de ciertos planteamientos, muy propios de la sociedad aristocrática inglesa de hace un siglo, pero también de otras muchas culturas y épocas. Desde el momento en que se da por bueno que los padres "coloquen" a sus hijas por encima de cualquier otra consideración, el fracaso en el matrimonio es muy probable. Esta es la tesis de esta obra: el deseo es conseguir que esas mujeres sean verdaderamente libres a la hora de vivir su vida y elegir sus objetivos. Pero hay otros dos temas apuntados que, aún siendo secundarios en el guión, me parecen de bastante interés: la idea de culpa, y el determinismo que se apunta en la dificultad inmensa para salir victoriosa. La protagonista no quiere ser culpable. Le echa en cara a su marido que tenga demasiado en cuenta su infidelidad. Llega a pensar que es un poco estúpido por tomárselo tan en serio. Y cuando ella quiere cambiar y vuelve a fallar estrepitosamente, no hay medios para salir adelante. Estas dos deficiencias son muy propias de un ambiente protestante, pero ahora son cada vez más normales en la sociedad agnóstica moderna. Nadie quiere ser culpable, y por otra parte no hay un recurso a la Gracia, y entonces la lucha, el volver a empezar se hace casi imposible.

Imagen de JOL

Interesante obra sobre la maduración del amor humano. Comienza siendo de circunstancias, crece la distancia entre el hombre y la mujer, hay un adulterio por medio, que hace bien patente la debilidad de la mujer y la estulticia de un caprichoso egoista, etc. Pero el viaje a China, donde trascurre la acción exterior es un viaje al inerior del corazón humano, al conocimiento del otro, a la maduración por el sacrificio y la entrega, y naturalmente al perdón. Puede servir bien de aviso a caminantes y principiantes en los enamoramientos.

Imagen de Ran

La novela relata la historia de una infidelidad, que William Somerset Maugham resuelve positivamente después de analizar diferentes actitudes.

En efecto, el autor realiza un estudio que podríamos catalogar como semipsicológico de la vida de la protagonista que, a partir de los acontecimientos que se conectan a lo largo de su vida, va madurando buscando un sentido positivo que dé sentido a su vida.

Huyendo de fundamentar la existencia en unas creencias o principios morales, la protagonista busca a partir de los acontecimientos que tejen su vida, un sentido, un fundamento que no acaba de ver claro y que permanece velado a lo largo de todo el relato, para concluir con una solución práctica de la búsqueda de la felicidad.

Otros personajes ponen el contrapunto a las ideas centrales que presenta el relato, con una moral escéptica y oportunista tan solo contrapesada con la vida de unas religiosas católicas que indirectamente, y de manera testimonial, dejan en la mente de la protagonista una solución vaga al sentido de su vida.

La novela se lee bien, y la trama está bien tejida. La historia, aunque ambientada en un tiempo pasado, resiste al análisis actual. Para obtener el mayor partidote la obra se requiere una cierta dosis de espíritu crítico y formación.

Imagen de cdl

Kitty Garstin, joven y bella londinense, cumple sus veinticinco años sin haber alcanzado el objetivo para el que fue educada por su madre: hacer una buena boda. Por temor a que su hermana menor se case antes que ella, contrae matrimonio con un bacteriólogo, un hombre inteligente, educado y moralmente intachable, que la adora pero de quien no está enamorada. Después de la boda, se trasladan a Hong Kong, donde Kitty se enamora de Charlie Towsend, un inglés apuesto y frívolo de la colonia extranjera, con quien será infiel a su marido. Descubiertas sus relaciones adúlteras, y traicionada por Charlie, se verá obligada a seguir a su marido a una zona del interior de China afectada por el cólera. Kitty, incapaz de obtener el perdón de su marido, se entrega a labores humanitarias. El contacto con la muerte y con una realidad dura y penosa harán de ella una persona nueva.