En compañía de los santos

Este es un libro para conocer mejor a los santos, para tratarlos y hacerlos amigos nuestros, porque ser amigo de los santos es ser amigo de Dios. Es una invitación a caminar en la presencia de Dios en compañía de los santos. Lo de menos es si son hombres o mujeres, ancianos o jóvenes, papas, fundadores o seglares de a pié. No es un libro en clave de pasado, pues los santos nos siguen acompañando hoy. Es imposible encontrar mejor compañía. Podemos comprobarlo en las reflexiones sobre episodios de su vida o aspectos concretos de su espiritualidad, salpicados de citas de la Escritura, que constituyen estas páginas. Por ellas desfilan seres humanos que no se avienen a pactos ni componendas, que no negocian con la verdad, sino que sencillamente se dejan invadir por su esplendor. Su lectura nos acercará a personas que aman a Dios, con pruebas inequívocas de estar muy cerca de Él: alegría y amor al prójimo sin distinción alguna.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2013
220
B00D45RGWS

Para leer en dispositivos de tinta electrónica, como Sony eReader o Nook (Barnes & Noble), es necesario descargar un archivo y transferirlo al dispositivo.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de cdl

¿Qué pueden tener en común tres pescadores y un recaudador de impuestos en la Galilea de hace 2000 años con una monja de clausura llamada Teresa de Lisieux, o con un franciscano, llamado Maximiliano Kolbe, que ofrece su vida en el campo de exterminio de Auschwitz a cambio de la vida de otro prisionero? ¿Y qué pueden tener en común un místico como San Juan de la Cruz con un teólogo como Santo Tomás de Aquino, o con un converso como Pablo de Tarso?

El denominador común lo ha sabido poner bien en el candelero Antonio Rubio, de manera que, evangélicamente, alumbre a todos los de la casa,  en estas páginas que ha titulado “En compañía de los santos”: se llama santidad; o sea alegría, fe, esperanza y amor. Pero el autor no ha querido hacer hagiografías –lo que antes se llamaba vidas de santos-, sino reflexiones sobre episodios vitales o aspectos concretos de su espiritualidad.

Es un libro cuyos protagonistas nos siguen acompañando hoy siendo un ejemplo para nuestra vida diaria, y el autor pretende demostrarlo con elementos diversos, entre los que hay vivencias personales, reflexiones históricas y de actualidad, meditación de las palabras de la Escritura... En
definitiva, no es un libro sobre un tiempo ido, porque el cristianismo se caracteriza por ser una religión de eterno presente, una fe que considera que la felicidad empieza aquí y ahora, comienza en el momento en que queremos estar más cerca de Dios (Antonio Rubio Plo).