En el umbral de la belleza

Una de las vías para hablar de Dios, olvidada durante mucho tiempo al menos en su marco teórico, es la de la belleza. Lo recordó Juan Pablo II en su “Carta a los artistas”, y fue central en la enseñanza de von Balthasar, el teólogo que más se ha insistido en esta perspectiva. Bruno Forte, autor que intenta establecer un diálogo siempre renovado desde la fe con el mundo, plantea en este libro diversas perspectivas que se conjugan como un todo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
171
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de cdl

Quizás esa sea la mejor forma de acceder al tema de la belleza. El pulchrum había sido siempre un tema resbaladizo en teología y aún los estudiosos actuales discuten su relación con la verdad y el bien por la dificultad que tienen para vincularlo directamente a una potencia del alma. Si es verdad que el misterio nunca se deja abrazar totalmente por el hombre, es en la belleza donde mejor se percibe su inasibilidad y, al mismo tiempo, donación.

En esta obra Forte analiza la belleza en Agustín, Tomás de Aquino, Evdokimov, Dostoievsky, Balthasar, Luzi, Kierkegaard… A partir de la afirmación de que Bello es el darse el Todo en el fragmento, emprende el autor aproximaciones parciales, desde el Obispo de Hipona, que identificó a Dios con la Belleza y se lamentó de haberlo confundido con el atractivo de las criaturas, hasta Balthasar, quien ve el camino de la belleza como vía para salir del sinsentido de la época actual y se fija en la belleza del crucificado.

El libro no pretende ser un tratado acabado sino más bien unas vías de reflexión. A partir de diversos autores Forte ofrece la posibilidad de enfrentar un auténtico trabajo sobre la Belleza como clave interpretativa y camino de evangelización. No se olvida de que la mayor Belleza se muestra en el Hijo que muere en la Cruz, como umbral en el que caminar hacia la Gran Belleza y lugar de manifestación de esta.

El tratamiento de los diversos autores no es exhaustivo, pero tampoco un resumen de sus planteamientos. Más bien se trata de una reflexión a la luz de ellos. Es por ello que en este libro podemos descubrir el pensamiento de Forte, muy dependiente del de Balthasar, y que se incluye en las tentativas actuales de reflexión sobre la estética que, en sus diversas manifestaciones, incluido el cine, puede ser un nuevo “locus theologicus”.

Juan Fernández (www.forumlibertas.com)