Escucha la canción del viento y Pinball 1973

En "Escucha la canción del viento" el protagonista pasa las vacaciones de verano en su ciudad natal. Pronto tendrá que volver a Tokio para continuar sus estudios. Le acompaña otro universitario que se presenta como el Rata. Ambos dejan pasar los días en el Jay's Bar. Allí conocerá a una chica con cuatro dedos en su mano izquierda.

En "Pinball 1973", el mismo joven trabaja en una agencia de traducciones. Han pasado tres años y ahora convive con dos gemelas de las cuales no se nos da información. Pero sobre todo busca una máquina de pinball que había estado en el Jay's Bar y con la cual había conseguido la máxima puntuación. Por su parte, el Rata ha decidido quitarse la vida.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
283
84-9066--325-7

"Escucha la canción del viento" de 1979; "Pinball 1973" de 1980.

Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

"Escucha la canción del viento" es la primera novela de Haruki Murakami y la que decidió su futuro. Fue galardonada con un Premio para Escritores Noveles. Leemos en el Prólogo que en aquellos años el autor regentaba un bar y escribía de madrugada. Tanto en esta novela como en la siguiente, "Pinball 1973", la acción discurre alrededor de un bar, lugar de encuentro del protagonista y de su compañero el Rata. El autor denomina afectuosamente a éstas como "las novelas de la mesa de la cocina".

Murakami afirma que no se trata de novelas sino de novelitas. No lo veo yo así. Una novela debe durar lo que dé de sí el argumento. Es así que "Escucha la canción ..." carece de argumento, luego 135 páginas me parece una extensión correcta. El autor subdivide la narración en números, parágrafos y apartados; esto le permite saltar de una cuestión a otra y de un actor a otro sin preocupación. Al mismo tiempo puede utilizar trozos de escritura sin el problema de dónde insertarlos.

Llama la atención la influencia de la cultura norteamericana en el Japón de postguerra. El protagonista es amante del jazz y del baseball, de la cerveza y los pinball. Literariamente las preferencias del autor están con los novelistas rusos del siglo XIX y la novela negra norteamericana. El problema de Murakami -lo he dicho muchas veces- es la entrada que da al sexo en sus novelas. Es un tratamiento naturalista del sexo, trivial, nada erótico; pero sexo al fin y al cabo. El autor afirma que pone por escrito todo aquello que le pasa por la cabeza, pues ya sabemos lo que le pasa por la cabeza. O eso o tiene una opinión muy pobre de lo que quieren los lectores.

Dicho lo anterior ¿qué es lo que me atrae de Murakami? Supongo que la libertad con la que trenza sus relatos y su originalidad. En ocasiones hace un uso excelente de comparaciones e imágenes. En otras sabe despertar una cierta intriga. El telón de fondo de los mismos es triste. Ignoro si tiene algo que ver con el sexo sin amor. Es posible. No obstante hay un humor escondido, humor del absurdo, que en ocasiones hace sonreir.

Diré, como otras veces, que estamos ante dos novelas para lectores incondicionales de Murakami. La primera de ellas casi sin argumento, lo que nos permite disfrutar, aún más, de la libertad de escritura del autor.