Evolución

La vida ha ido apareciendo, como consecuencia de mecanismos puramente naturales. ¿Qué sucede entonces con el Dios de los cristianos? ¿No era acaso un Dios creador? ¿Pueden ser compatibles ambas afirmaciones? Si nos aferramos a un dios-ingeniero-mago, es misión imposible. Pero defender la creación, según Ratzinger, no es eso: es defender únicamente que ese universo en devenir está lleno de significado, porque procede de una mente creadora. 

El autor explica de modo accesible cómo funciona la evolución, y argumenta que esa cadena de casualidades se ajusta muy bien a un Dios que da sentido a todo, y no a un dios artesano, como tantos cristianos todavía creen.

Un ensayo sobre la teoría de la evolución dirigido a creyentes y escépticos

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
130
9788432150531

Subtítulo: Para creyentes y otros escépticos

Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.666668
Average: 2.7 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

3
3
Género: 

Comentarios

Imagen de JJM

 

¿Es cierto que los católicos no aceptamos la evolución? Parece que en principio sí, pero en la práctica algunos la consideran una hipótesis con muchas lagunas, que no puede dar razón del origen de la vida o del alma humana. Además, numerosos creyentes conciben la acción creadora de Dios como una actividad ingenieril, artesanal o mágica, lo cual les impide aceptar en su integridad el proceso evolutivo. Con este planteamiento provocador enfoca su libro Javier Novo, catedrático de Genética de la Universidad de Navarra. En un magistral esfuerzo de divulgación, elabora un libro que se lee con agrado, con el fin de convencer al creyente de la radicalidad de la evolución como teoría explicativa del devenir biológico de la naturaleza, y mostrar la inconsistencia de la visión materialista del universo, pues la acción de Dios imprime un sentido al cosmos, aunque se nos escape su comprensión, como el que solo ve los nudos de un tapiz.

Después de explicar en los primeros capítulos del libro cómo funciona la evolución, en la parte final aborda temas cruciales como la evolución de la mente, el origen del hombre y la relación entre el azar y Dios. Estas cuestiones, las más controvertidas en los debates académicos y en la opinión pública, están tratadas con originalidad y claridad científica, como el resto del libro, pero al tratarse de temas que afectan a la antropología filosófica y a la metafísica, tal vez dejen insatisfecho a algún lector. De todos modos, conviene no olvidar que Javier Novo es científico, y en ese horizonte se mueve su ensayo.

Juan José Muñoz García

Imagen de acabrero

La explicación que el autor da sobre la evolución me parece clarividente y comprensible para cualquiera que pueda leerla despacio. No hace falta ser científico. La idea de que en todo el proceso de formación de las especies se da con mucha frecuencia lo contingente me parece importante y diferenciadora de la idea más general de una evolución puramente genética. Hay sucesos fortuitos que hacen que las especies se destruyan o se refuercen, y por esa vía se llega a la formación de seres con capacidad de pensar. Lo que no entiendo es por qué al doctor Novo le cuesta tanto advertir que lo más importante que tiene el hombre, el alma, es espiritual y, por lo tanto, no tiene nada que ver con los procesos evolutivos de un tipo o de otro. El espíritu no tiene nada que ver con los procesos mentales. No tiene nada de material y solo Dios puede darla, a cada persona que nace. Leer artículo >>

Imagen de aita

Un breve ensayo sobre los límites y logros de la teoría de la evolución. Leer artículo >>