Gritos primigenios

Desde tiempos inmemoriales, los humanos han forjado sus identidades en el contexto de las estructuras del parentesco. La familia es la primera tribu, y el primer maestro. Pero con su actual declive, sin precedentes en la historia, generaciones de personas han quedado a la deriva y ya no pueden responder a la pregunta ¿Quién soy yo?

Sediento de conexiones y solidaridad, reclama entonces su pertenencia a grupos politizados, cuyo irracionalismo frenético habla a gritos de una ausencia de familia y de comunidad.

Mary Eberstadt presenta en este libro la teoría más provocativa y original de los últimos tiempos. El auge de esas políticas de identidad, dice, es resultado directo de las consecuencias de la revolución sexual y del colapso de la familia.

Esta ensayista norteamericana, autora de Cómo el mundo occidental perdió realmente a Dios, vuelve a tratar con gran lucidez sobre los orígenes y las consecuencias de la disgregación de la familia, iniciada hace unos sesenta años con la llamada revolución sexual..

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2020
141
978-84-321-5256-6

Edición en rústica con traducción del inglés de Marcela Duque. Hay edición impresa y edición digital.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de acabrero

Con una clarividencia sorprendente, la autora se empeña en hacernos ver la gravedad de las tendencias actuales, llenas de individualismo, de egoísmo que nada tiene que ver con el ambiente familiar. Es notable el conocimiento que tiene de la situación y es de gran interés para el lector. Leer artículo >>

Imagen de cattus

Merece la pena leer este ensayo, pues la autora analiza los orígenes y las consecuencias de la llamada revolución sexual, iniciada hace unos sesenta años, que ha llevado a la pérdida de identidad de muchas personas, que, por efecto del divorcio, de la contracepción, del aborto, de la maternidad subrogada, etc., carecen de los vínculos fuertes que durante siglos nos han forjado, educado y ayudado (padres, hermanos, abuelos, tíos...) y han de buscarlos donde no es posible hallarlos, lo que a menudo se traduce en violencia, odio, miedo. Esto ha transformado la política y a la sociedad, sobre todo en occidente, y no afecta solo a los jóvenes, pues ya se está notando en los problemas derivados de la soledad en que viven tantas personas mayores y, como consecuencia, en la extensión de la eutanasia. Libro valiente y lúcido que ayuda a reflexionar y estimula a defender la familia como primera célula de la sociedad. Luis Ramoneda. Leer artículo >>