Historia de un caracol que descubrió la importancia de la lentitud

Los caracoles que habitan el País de los Dientes de León llevan una vida apacible, lenta y silenciosa, a salvo de animales y otros peligros. Entre ellos se llaman simplemente «caracoles». Hasta que uno de ellos considera injusto no tener nombre, y quiere saber por qué son tan lentos.

A pesar de los consejos de todos, el caracol inconformista decide emprender un viaje en el que se encontrará con un melancólico búho, una sabia tortuga y unas hormigas muy organizadas. En su aventura, en la que estará en juego la vida de sus camaradas, el caracol Rebelde no solo encontrará respuesta a sus preguntas, sino que averiguará la importancia de la memoria y la verdadera naturaleza del valor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
96
978-84-9066-540-4

Ilustraciones de Marta R. Gustems

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela corta infantil, inspirada en los cuentos clásicos de animales. Tal y como indica el título, el protagonista es un caracol que busca su propia identidad: en primer lugar,  le gustaría tener un nombre propio y no ser simplemente “caracol” como todos los demás; y, en segundo lugar, desearía saber el motivo de su lentitud, esa característica particular de su especie. El caracol ha visto cómo la ardilla salta con rapidez, cómo vuelan el jilguero y la urraca, y cómo el gato y el perro corren deprisa; pero él, aun aceptando su lentitud, quisiera conocer los motivos del lento andar que lo caracteriza. Así pues, emprende una búsqueda, que es todo un viaje iniciático para el pequeño personaje, y decide salir de la comodidad de su hogar, en el prado País del Diente de León, donde vive con sus compañeros, para encontrar las respuestas.

En su lento camino, encontrará al señor búho que le da sabios consejos y, más adelante, a la anciana tortuga Memoria que, por fin, le proporciona un nombre (Rebelde) y le descubre un terrible secreto: los humanos están construyendo una carretera que pasará por el prado y pondrá en peligro su vida y la de los demás animales. De esta forma, comprende que tiene una misión que cumplir y, además, encuentra las respuestas a todas sus dudas. Como afirma el autor, Luis Sepúlveda, se trata de “una novela para jóvenes de 8 a 88 años”, ya que, aunque se puede leer como un relato infantil, en ella se tratan temas muy importantes e interesantes para todas las edades: la necesidad de la lentitud en muchas ocasiones frente a la prisa que nos arrastra en el mundo actual; la aceptación de las diferencias y la defensa de la propia identidad; la superación de las dificultades y la comprensión de las distintas situaciones; la búsqueda de respuestas y el esfuerzo y el valor para lograr la meta; el cuidado de los animales y el respeto a la naturaleza.

En general, la narrativa del escritor chileno Luis Sepúlveda (1949-2020) se caracteriza por la brevedad de sus escritos, y sus novelas más populares rondan las cien páginas. Esta historia del caracol es una de las más breves, pero tanto por su belleza en la exposición como por los temas tratados es recomendable para todo tipo de público: “He aprendido la importancia de la lentitud y, ahora, he aprendido que el País del Diente de León, a fuerza de desearlo tanto, estaba dentro de nosotros mismos” (p. 89).