Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar

El libro cuenta las aventuras de Zorbas, un gato grande, negro y gordo, cuyo inquebrantable sentido del honor le conduce un día a comprometerse a criar a un polluelo de gaviota. Su madre es una hermosa gaviota, atrapada por una ola de petróleo vertido en el mar por un buque varado, está a punto de morir. Las gaviotas en bandada se dirigen hacia la costa donde encontrarían un auténtico festín de peces y los machos se encargarían de hacer los nidos para las nuevas crías.
Kengah, la gaviota con unas preciosas alas plateadas, se ve envuelta en una marea negra de petróleo provocada por algún petrolero que dejó perder su carga. Intenta abrir sus ojos y sacudir sus alas pero la capa que la cubre es demasiado pesada para desprenderse de ella. Lucha para poder levantar el vuelo hasta que por fin lo consigue pero su vuelo es corto por el peso que arrastra y va a caer en un balcón donde está Zorbas, un gato negro. La gaviota deja un huevo y le hace prometer al gato que lo criará. Zorbas, que es gato de palabra, cumplirá sus dos promesas: no criará solamente al polluelo, sino que lo enseñará a volar. Los amigos de Zorbas, Secretario, Sabelotodo, Barlovento y Colonello, le ayudarán en una tarea que, como se verá no es tan fácil como parece, y menos para una banda de gatos acostumbrados a hacer frente a la dura vida en un puerto como el de Hamburgo y no a ejercer de padres de una cría de gaviota.

 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2009
138
978-84-7223-796-4

Esta es la 48ª edición.
Edición de bolsillo con encuadrenación rústica.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de toñi hueso

Una preciosa historia de amor y generosidad de un gato hacia un huevo de gaviota.
Los desvelos de los gatos, primero para curar a la gaviota y después para sacar adelante al polluelo ante las continuas amenazas de sus vecinos, constituyen un buen mensaje.
Está escrito con un lenguaje precioso, cargado de imágenes muy sugerentes.
En resumen, una preciosa historia que nos hace reflexionar sobre la necesidad de cuidar el planeta y la dedicación y generosidad con aquel que nos necesita.