La difamación

La difamación tiene muchas variantes. Se puede atribuir a otro una culpa falsa, o exagerar una culpa verdadera. Se puede sugerir que el bien que ha llevado a cabo tiene intenciones torcidas. O hablar mal de un colectivo, o sembrar una sospecha...Cuando el rio suena, agua lleva. Por escrito, su voz llega más lejos, dura más tiempo, y más aún si la vocean los actuales medios de comunicación. La ética cristiana ha dicho mucho sobre esto. El autor, experto en esa materia, analiza motivos, daños y posibles remedios.

 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
128
978-84-321-4515
Valoración CDL
4
Valoración Socios
4
Average: 4 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Ran

Estudio breve a la vez que profundo, sin pretender ser exhaustivo, llega a la raíz de la cuestión con todas sus variantes en el momento presente, contemplando y armonizando el derecho a la privacidad con la libertad de expresión, defendiendo y valorando la dignidad de la persona y el derecho al honor, la honra y la fama frente al derecho a la información, marcando las pautas cuando se trata de dar publicidad  a determinados hechos que pueden incidir en el bien común, el debate público, etc.

Imagen de José Ignacio Peláez Albendea

Breve ensayo que acaba de publicar Editorial RIALP, de apenas 117 páginas, que merece la pena leer y estudiar,
Aborda de un modo sugerente y afinado las principales cuestiones morales contemporáneas que se plantean en la comunicación humana: la importancia de la palabra confiada a la libertad, el valor del honor y la fama  como bienes necesarios para la dignidad de la persona;  la lesión del honor y la fama como injusticias, que dañan la tendencia humana natural a la autoestima y a sentirse queridos y respetados por los demás, necesidad humana, que cuando se lesiona gravemente, produce un  profundo daño en la persona.  
El estudio también contempla la tutela jurídica de estos bienes, el juicio temerario, la injuria, la burla, la difamación, la calumnia y la murmuración. Concluye con un elocuente capítulo sobre el respeto de la dignidad personal en los medios de comunicación.
El análisis del Prof Angel Rodríguez Luño está basado en su larga experiencia de Prof de Teología  Moral de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, Decano de su Facultad de Teología, Consultor de la Congregación de la Doctrina de la Fe, y autor de relevantes Manuales y estudios de teología moral y coautor de www.eticaepolitica.org.
Las frecuentes citas de la Sagrada Escritura, el Magisterio, particularmente el Concilio Vaticano II y el Papa Francisco, Sto Tomás de Aquino y muchos autores contemporáneos, traídas oportunamente, enriquecen el texto. Lo recomiendo vivamente, pues ayudará mucho a todos los que deseen afinar en el uso de la palabra y el lenguaje en la convivencia y en sus actuaciones profesionales y familiares, y a los profesionales de la comunicación.