La ética en el País de los Duendes

En el itinerario de su conversión, el autor recupera por oleadas algunas convicciones de la niñez, conservadas entre las líneas de cuentos de hadas y novelas de aventuras. Lo relata en Ortodoxia, su libro más central y el que mejor lo define, y del que se ha extraído este capítulo. En él se muestra su profunda independencia intelectual y un discernimiento clarividente.

G. K. Chesterton (1874-1936) es considerado uno de los narradores más brillantes e ingeniosos de la literatura anglosajona. Crítico, novelista y poeta, trabajó como periodista y fundó su propio semanario. A su lucidez para crear relatos se suma su ironía y su sentido del humor, que lo convierten en un maestro de la alegoría y la paradoja. Se convierte al catolicismo en 1922.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
68
978-84-321-5144

Selección doce uvas.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de acabrero

Chesterton, en su genialidad, disiente decididamente de los científicos que, con poca credibilidad, exponen sus hipótesis sobre la creación. Y ya que no dejan de ser hipótesis, él nos cuenta la suya que, bien pensado, no es menos creíble que otras muchas. Se sitúa en el país de los Duendes y ya está: todo es verosímil. “El mundo moderno con que yo me topaba era sólido debido al Calvinismo moderno, por la necesidad que imponía a las cosas de ser lo que eran. Pero cuando me puse a preguntar, me encontré con que en realidad no tienen otro argumento para probar la inevitable repetición de las coas que el simple hecho de que efectivamente se repiten”. El autor está hablando de sus impresiones de niño, y como tal no tiene inconveniente para creer en los milagros. En todo lo que se cuenta sobre el origen del mundo le parecía mucho más lógico creer que Dios está siempre haciendo milagros, uno tras otro. Las explicaciones que se hacía cuando era niño piensa que le son igual de útiles cuando es mayor. La genialidad y el buen humor están presentes en este pequeño libro, que no es otra cosa que un capítulo de Ortodoxia.