La marca del asesino

Un avión de pasajeros es abatido cuando inicia el despegue del aeropuerto de Nueva York. Todo apunta a que detrás del brutal atentado se oculta un grupo radical palestino. Pero poco después aparece el cadáver del presunto terrorista con tres disparos en pleno rostro. Es la marca del asesino, un espectral e implacable ejecutor.
Y cuando Michael Osbourne, el agente de la CIA encargado del caso, comienza la persecución del asesino se ve envuelto en una trama cuyos hilos controlan en la sombra los instigadores de una ambiciosa conspiración.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2000
470
978-84-397-061
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de Ran

Una novela de terrorismo en el más clásico estilo del género: intriga, acción, un tantico de sexo, violencia dosificada, etc., donde el protagonista se desenvuelve con cierta dificultad que se va deshilachando a medida que avanza el relato.
Aparte del mundo sórdido de los espías y terroristas, que hubiera podido describirse de modo menos explícito, la sociedad en que se inscribe la acción se presenta corrompida, con un cierto grado de despropósitos, en un ambiente materialista y falto de los valores fundamentales para que dicho entorno resulte atractivo.
El argumento se presenta con buena dosis de imaginación como creíble, los protagonistas  principales  son de carne y hueso, sin idealizaciones superfluas. Llama la atención la crudeza y frialdad cómo se deciden y ejecutan los asesinatos y actos terroristas, en función de intereses de poder, económicos, etc.
No obstante, se trata de un relato interesante (¿posible?), con la acción bien administrada, con buena ración de intriga, y algo premioso en desencadenar el desenlace final.