La noche de Valia

Relato novelado de Valia una joven rusa que sufre toda la presión asfixiante del aparato comunista condenada al gulag en Siberia. Le sostiene la conciencia de su inocencia, su pequeña Bela, y el amor de su vida Bill. La esperanza humana descubre lo mejor y lo peor en los campos de concentración.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2013
352
9788423346318

Encuadernación: Tapa blanda

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de JOL

¿Se puede ser feliz en el sufrimiento extremo? La historia de Valentina Grigòrievna, muestra que es posible. Aunque no es fácil pues hace falta tener mucha personalidad y una conciencia viva de la propia inocencia. Este relato transcurre en la Rusia estalinista de los años cincuenta, cuando la joven Valia vive una apasionada historia de amor con el marine norteamericano Bill que volverá a Estados Unidos. Fruto de su relación es la hija Bela, muy querida por su madre. Poco después Valia será inexplicablemente encarcelada como si fuera una colaboracionista. Serán diez años terribles en el gulag siberiano hasta que sea liberada al cumplir íntegra la condena, pero condenada la exclusión social definitiva.

¿Cómo los intelectuales han callado los crímenes de los gulag rusos mientras denuncian continuamente el extermino del nazismo? Porque este relato se suma a otros ya conocidos mostrando que el régimen comunista ha hecho de Rusia un inmenso campo de concentración. Se trata de un Estado que ha esclavizado literalmente a sus ciudadanos aterrorizados por la sospecha permanente. Millones han muerto en los campos de concentración en Siberia y sólo unos pocos han vivido para contarlo como Valia

La novela de Zgustova está bien escrita –ella es periodista y colabora en El País- mantiene una permanente tensión narrativa, está bien estructurada, y se lee con emoción. La protagonista, Valia, es real, una mujer de carácter, sostenida por su pasión por la lectura y el teatro, y sobre todo por la conciencia de su inocencia. La pena es que esta heroína no parece conoce la esperanza sólida que sólo viene de Dios, puesto que no aparece por ninguna parte.